Por Pamela Silva
11 octubre, 2017

“¡¿POR QUÉ DECIDÍ CORTARME EL PELO, POR QUÉ?!”

El cabello es algo sumamente importante, dice mucho de nosotros mismos, de cómo hemos decidido enfrentarnos al mundo y cual es nuestra postura para sobrevivir en esta sociedad cada vez más competitiva y enferma. Y quien intente decir lo contrario, está loco, porque incluso si no hacemos nada para cuidar nuestro cabello, refleja algo de nosotros.

Y no es fácil decidir hacerle cambios muy radicales, hay personas para quienes es una decisión muy sencilla y pasan constantemente probando cosas nuevas, pero no todos tenemos ese talento para afrontar con tanta madurez la posibilidad de que el corte nos quede horrible y nos veamos feos por meses.

Por eso cuando decidimos cortarlo, todos pasamos por una serie de estados que son imposibles de evitar y que se convierten en un círculo vicioso porque cuando lleguen al último punto, vuelvan al primero: la historia se repite una y otra vez.

1. Valentía

Mara Parra

Ese hermoso momento cuando decides que ya fue suficiente tiempo con el mismo corte de cabello y que necesitas un nuevo look, nada te puede sacar la idea de la cabeza y estás completamente segura que es la mejor idea que haz tenido en meses.


2. El entusiasmo

Mara Parra

Se lo comunicas a quien quiera escucharte porque en verdad estás demasiado emocionada por tu decisión y necesitas compartir con el mundo ese entusiasmo por un corte nuevo.


3. Hasta que atacan las dudas

Mara Parra

Porque obvio te miras al espejo en el día que planeabas ir a cortarlo y está tan hermoso, con una caída tan armoniosa y empiezas a preguntarte “¿Por qué es que yo quería deshacerme de esta preciosura?”.


4. Pánico

Mara Parra

Y como eres una mujer de palabra, lo haces, te sientas en esa silla y te cortan el pelo. Y es peor que cualquier película de terror, ver a través del espejo como esa mujer desalmada que se hace llamar peluquera mutila tu cabello es una sensación terrible.


5. No pensé que sería así, pero me gusta, me gusta, me gusta

Mara Parra

Como un mantra te lo repites por siempre: Me gusta como que quedó, de verdad, me encanta, me fascina, y de todos modos el pelo crece. Rápido, pelo, crece, crece, CRECE.


6. Enamoramiento

Mara Parra

Lo amas, con tu vida, nunca te has sentido mejor, tú sabías que era la mejor idea que has tenido en meses, como pudiste dudar en algún momento de esto si te vez tan fabulosamente hermosa.


7. No eres tú, soy yo

Mara Parra

No es que el corte sea malo, es que no le viene a mi cara, es que no es para mi. ¿Qué demonios estaba pensando? ¿Qué clase de animal soy que no puedo evitar sucumbir a mis impulsos? Juro que nunca, nunca más me corto el pelo.