Por Andrea Araya Moya
25 julio, 2019

“Nuestra Kate ama un poco de baby Botox”, afirmaba el especialista.

Kate siempre ha destacado por su genuina belleza y fresca apariencia que siempre luce dondequiera que vaya. Incluso algunos dicen que la duquesa de Cambridge ha sabido llevar su rol en la realeza a la perfección y que luce impecable en todo momento, manteniéndose alejada de cualquier polémica externa a la corona. Hasta ahora.

Todo comenzó cuando el cirujano Munir Somji, de la clínica Dr. Medi Spa, publicó una foto doble de Kate Middleton en la que aparecía con ligeras arrugas en un lado y en otro con un aspecto más joven y resplandeciente.

@DRMEDISPA

Junto a la foto, el cirujano afirmaba que a «Kate le encanta un poco de ‘baby bótox'». Incluso continuó diciendo que los pacientes lo visitan para verlo usar ese tratamiento. Además de explicar que el «baby bótox» consiste en reducir las arrugas y mejorar la posición de las cejas, todo mientras lo acompañaba de la foto de Kate. 

Y estalló la polémica.

Se armó un lío de proporciones porque muchos medios replicaron la información y aseguraron que Kate había usado bótox. Así que el Palacio de Kensington tuvo que salir al paso y aclarar la polémica. 

“Los rumores son categóricamente falsos. La familia real nunca avala actividades comerciales».

-Portavoz del Palacio Kensington a The New York Post

AP

De inmediato el New York Post se puso en contacto con la clínica para saber si era verdad que Kate era una de sus clientas. Sin embargo, los representantes del lugar no confirmaron ni desmintieron la información, debido a la «política de privacidad».

Pero, lo que sí dijeron fue que el doctor Somji usó la foto de Kate como un «ejemplo de las Kates de Inglaterra» y de los beneficios del «baby bótox». No se refería a la mismísima Kate.

AP

El Baby Botox es una intervención similar al bótox tradicional, pero se administra en dosis menores para así lograr un aspecto más natural y tenue.

Puede interesarte