Por Andrea Araya Moya
23 octubre, 2015

Jamás creí que fuese tan fácil

Todas hemos pasado por ese desagradable momento que viene de inmediato cuando estrenamos esas medias que nos gustan. Lo peor es que, por más que tratemos de cuidarlas, siempre hay algo, por muy pequeño que sea, que provoca que nuestras medias nuevas comiencen a romperse y pierdan ese toque que nos gustaba. Y terminen directamente en la basura.

Aunque hay muchas alternativas para evitar este problema (como por ejemplo, usar un esmalte de uñas transparente para evitar que se siga rompiendo) hay una que ha resultado ser infalible y es muy sencilla.

A tragedy has occurred. #Ripped #RippedTights #NailPolishToTheRescue

A photo posted by MJ Rojas (@mjrojas28) on

Aunque no lo creas, una de tus aliados será tu nevera. Exactamente. Antes de estrenar esas medias nuevas que te compraste mójalas, escúrrelas con cuidado, y luego ponlas en una bolsa de plástico. Después, mételas al congelador y déjalas ahí por 24 horas.

Posteriormente debes sacarlas y descongelarlas con agua tibia y colgarlas. Cuando estén secas, pon un poco de laca en las partes más complejas como los talones y las puntas de los dedos. ¡Y listo!

media2
@katie

Te sorprenderá lo duraderas que se volverán tus medias. El secreto de esta técnica es que las temperaturas bajas provocan que las fibras de tus medias se vuelvan más firmes, y menos propensas a que se rompan.

Así que ya sabes qué hacer cuando compres un par de medias y no quieras que se rompan.

Inténtalo, te sorprenderá.

Puede interesarte