Por Javiera Spröhnle
14 marzo, 2017

Su padre gastaba tanto dinero en la peluquería para realizarse tratamientos que controlaran sus melenas, que llegó un punto en que no se pudo más.

Cipriana Quann y TK Wonder, como toda adolescente (o en realidad como todo el mundo) en algún punto de sus vidas se sintieron acomplejadas por algo de su físico. Las gemelas idénticas, odiaban su cabello y por mucho tiempo fueron objeto de burla por sus exuberantes afros. Pero, pronto, los años les darían la sabiduría necesaria, no sólo para aceptarlo, sino que además, para convertirse en grandes ejemplos del orgullo de ser natural.

Facebook
Facebook

Reconocidas como las reinas del cabello natural, se han vuelto la envidia de todas las chicas en Instagram.

Facebook

Pero estas hermanas no sólo pretenden ser admiradas, además, quieren inspirar a otras personas a aceptarse. Por eso, ambas, junto a su amigo Nikisha Brunson crearon el blog Urban Bush Babesdedicado a romper los estereotipos y las percepciones que la gente tiene sobre el cabello natural.

Facebook
Facebook

Para llegar a ser lo que son hoy, tuvieron que recorrer un largo camino. Cipriana quien era modelo, abandonó la industria cuando en los casting comenzaron a hacerle comentarios despectivos sobre su cabello. TK, por su parte, cuenta que el padre de ambas gastaba tanto dinero cuando visitaban la peluquería para realizarse tratamientos que alisaran sus rizos, que llegó un punto en que no se pudo más y tuvieron que elegir entre llevarlo al natural o tenerlo siempre muy corto. Obviamente eligieron la primera opción.

Facebook

Puede interesarte