Por Andrea Araya Moya
6 Julio, 2017

“Un compañero me preguntaba por qué mis piernas eran tan gordas y otros me decían que tenía ‘una cara muy bonita para ser obesa’. Ahora me envían mensaje diciéndome que lo sienten, y que les choca verme”.

Para muchos la apariencia física es más importante que cualquier otra cosa. Tanto que llegan a ser crueles con quienes no tienen la “figura perfecta” y no son estilizados como ellos. Se burlan, inventan apodos y se encargan de hacer cada día más difícil la vida de esa persona, al punto de hacerle perder su autoestima.

Así le ocurrió a Emma Pope, una joven de 23 años de Texas, Estados Unidos, que sufrió diferentes burlas durante su adolescencia por su peso. La insultaban y se burlaban constantemente de su cuerpo.

Emma pesaba 142 kilos a sus 15 años. Adoraba comer pizza y pasta y consumía comida en grandes proporciones. Pero el acoso y las constantes burlas ya la tenían al borde de la depresión y un día, a los 17 años, decidió hacer un cambio y ejercitarse 4 veces a la semana para poder perder peso. Así mismo, también disminuyó el consumo de comida.

Luego de su esfuerzo y su nueva rutina, Emma logró perder más de 60 kilos y comenzó a tonificar su cuerpo. Y ahora, quienes la insultaban cruelmente se acercan a disculparse y hasta a invitarla a salir.

“Un compañero me preguntaba por qué mis piernas eran tan gordas y otros me decían que tenía ‘una cara bonita para ser obesa. Ahora me envían mensaje diciéndome que lo sienten, y que les choca verme

-Emma Pope a Daily Mail

Sin embargo, aunque quienes la humillaban ahora se disculpan y la invitan a salir, Emma afirma que es ofensivo que ahora la miren sólo porque perdió peso. E, incluso, las chicas que se burlaban de ella ahora le piden consejos. Ella las ignora.

Emma, actualmente, se ejercita 4 veces a la semana y consume una dieta sana de 2 mil calorías diarias. Y moderando las porciones.

“Estaba fuera de control con el tamaño de las porciones, siempre comí demasiado y siempre era queso, pasta o pan. Ahora soy muy atlética y nunca soñé que podría ser así. Después de tomar la decisión de cambiar mi vida he tenido que aprender a lidiar con mis emociones de una manera saludable, antes yo era sin duda una comedora emocional

-Emma Pope a Daily Mail

Ahora Emma da consejos a otras personas con problemas de peso y ayuda a que se motiven a llevar una vida más sana.

Te puede interesar