Por Teresa Donoso
30 noviembre, 2016

El precio puede ser el problema…

Si bien lo ideal sería que pudiéramos aceptar nuestro cuerpo tal y como es y no acomplejarnos con nuestra figura, la verdad es que muchas personas, hombres y mujeres por igual, comienzan a preocuparse más por su apariencia física cuando llegan los meses de más calor. Esto no es al azar y tiene mucho que ver con las ganas de vernos más delgados al usar trajes de baño.El ejercicio y la dieta juegan un rol fundamental a la hora de hacernos más fuertes y bajar nuestro porcentaje de grasa corporal pero en ocasiones tenemos “rollos” rebeldes que se niegan a abandonar nuestra panza.

Fue con este problema en mente que nació la técnica del “lipobarrido de contacto” que consiste en moldear el cuerpo a través de un barrido celular intradérmico.

El procedimiento, que debe ser realizado en centros especializados con maquinaria específica y por profesionales de la salud, se aplica en sesiones de 45 minutos y no sólo ataca la grasa rebelde, sino que además reduce la celulitis y atenta la flacidez de la piel. Si se combina con una dieta adecuada y buenos niveles de ejercicios se puede convertir en una gran solución.

Así lo cree María José Gálvez, Kinesiologa clínica especialista en estética que trabaja en la Clínica Visual Face y esto fue lo que le aseguró al portal Bío Bío Chile al respecto:

“[El lipobarrido] emite una energía que va directo a la célula grasa, eliminando el contenido de ésta para poder arrastrarla por el sistema linfático y eliminarlo principalmente por la orina”.

De es forma, y según lo que ella firma, la piel se vuelve más firme porque este mecanismo propicia la producción de más colágeno. Adicionalmente, aseguró que esta tecnología permite tonificar la musculatura al general contracciones musculares durante la sesión.

Eso sí, hay contraindicaciones y en general se solicita una sesión de evaluación previa antes de comenzar con el tratamiento. Si tuviste cáncer hace menos de 5 años, si tienes placas metálicas en las zonas de tratamiento o si tienes problemas renales, entonces no eres candidata para el lipobarrido.

En general el tratamiento se realiza en muslos, abdomen y brazos en mujeres y abdomen, costados y pectorales en hombres.

María José cree que este tratamiento es el mejor porque evita que la piel quede flácida, especialmente si se está a dieta o bajando de peso en el momento de someterse al lipobarrido.

Los valores van desde los 900 mil pesos chilenos y pueden llegar hasta el millón 300 mil pesos (desde los 1.340 dólares hasta los 1.930 dólares) y depende del estado de nuestro cuerpo y la cantidad de sesiones que necesitemos para lograr nuestro objetivo. ¿Crees que algo como esto podría funcionar?

¿Qué te parece? ¿Te someterías a un tratamiento como este?

Puede interesarte