Por Ronit Rosenberg
15 marzo, 2018

Bajó 31 kilos después del embarazo de Saint en tiempo récord. ¿Te atreves a probarlo?

La líder del clan K y esposa del rapero Kanye West, Kim Kardashian, es famosa por sus curvas. Pero para el embarazo de su hijo, Saint, subió 31 kilos. Seguía estando curvilínea pero no en su peso ideal, y las críticas de «gorda» no cesaron…hasta que se puso manos a la obra.

AP

Los incrédulos dirán que se operó pero, la verdad, lo que hizo fue un tremendo y muy peligroso desafío de alimentación. Y sí, es Kim, por supuesto que se sometió a procedimientos estéticos, pero los kilos extra los perdió nada más por una dieta peligrosa llamada Atkins y una estricta rutina de ejercicio.

AP

¿En qué consiste esta dieta? Se trata de consumir máximo 1.800 calorías al día pero solo de proteínas. Los carbohidratos, como el arroz, pan, papas, choclo, los eliminó completamente de su ingesta diaria. Esta dieta es muy criticada principalmente por las consecuencias que dejan sobre los riñones y el hígado. Estos dos órganos son los encargados de botar del cuerpo los deshechos de las proteínas. Cuando hay un exceso de proteínas, tienen que trabajar el triple.

AP

Esta dieta no era novedad para Kim, ya que el 2013 la aplicó luego del embarazo de North. Los expertos no avalan para nada esta dieta, aunque Kim la siguió al pie de la letra de acuerdo a lo que le indicó la prestigiosa nutricionista de celebridades Colette Heimowitz. Kim estaba dispuesta a hacer lo que fuese para conseguir verse espectacular en la gala del MET en Nueva York el 2016, pocos meses después de haber dado a luz a Saint.

E!

Otros de los métodos que tanto Kim como sus hermanas Khloe y Kourtney han probado es la polémica dieta cetogénica. A diferencia de la Atkins, esta se centra en solo comer grasas y también elimina de raíz los carbohidratos.

Esta ha llamado la atención porque su lema es «comer grasa para perder grasa». Lo que esta dieta postula es que el organismo se vuelve una máquina de pérdida de grasa, y por ende, pierde peso. ¿Por qué? porque se estimula la generación de las pequeñas moléculas de energía llamadas «cetonas», ya que éstas se crean a partir de la grasa cuando existe un consumo casi nulo de carbohidratos. Kim perdió 25 kilos en una oportunidad con esta dieta.

Es peligrosa y extrema porque deja de lado todos los macro nutrientes necesarios para el funcionamiento adecuado del organismo. Sucede que esta dieta solo la recomiendan expertos para pacientes con obesidad mórbida, pero no para quienes quieren bajar solo unos cuántos kilos de más. Entre sus riesgos están dañar el sistema digestivo, por falta de fibra, la pérdida excesiva de calcio, desmayos e infartos cardiovasculares. 

AP

Otra celebridad que ha generado polémica por sus hábitos alimenticios es Gwyneth Paltrow. La actriz tiene una obsesión por comer cosas 100% naturales y orgánicas que no provengan de animales. No come carne, ni huevo, ni pescado ni cualquier lácteo. Solo come verduras y frutas pero con un requisito muy especial: no pueden estar procesadas ni cocinadas. Su dieta se llama crudi-veganismo y los expertos lo tildan como una enfermedad patológica denominada ortorexia. 

AP

La ex de Chris Martin adoptó esta dieta como un estilo de vida, y no sólo lo pone en práctica cuando quiere bajar de peso, lo hace siempre. No así la cantante Mariah Carey, a quien la han criticado ya infinitas veces por su sobrepeso. Carey quedó con kilos extra después de su embarazo pero cada vez que quiere recuperar su figura lo hace a partir de la mediática «Dieta Morada».

AP

Ésta consiste en comer 3 veces a la semana sólo alimentos que tenga el pigmento morado: uvas, ciruelas, berenjenas. Es peligrosa porque no es para nada una dieta equilibrada y los órganos necesitan de todos los macro nutrientes, vitaminas y minerales para funcionar.

Ser una celebridad no es fácil y su nivel de exposición los hace muchas veces obsesionarse con el físico llegando a tomar medidas extremas y dañinas.

Puede interesarte