Por Camilo Fernández
22 marzo, 2018

Y, superior a ellas, está la ex de Johnny Depp.

Meghan Markle fue elegida como la mujer más atractiva de la realeza. No lo digo yo, no lo dicen las redes sociales, no lo dicen las encuestas. Lo dice la ciencia. Un doctor especialista en cirugía plástica de «Harley Street» en Londres señaló que la próxima esposa del príncipe Harry es quien tiene las proporciones más perfectas. 

Conocido como el «golden ratio», es decir las proporciones físicas ideales, Meghan es quien más se acerca entre las féminas de la familia de sangre azul a la belleza como era considerada en la antigua Grecia y aplicada con una fórmula matemática.

AP

Es decir, según esto Meghan Markle es aún más bella de Kate Middleton, alcanzado 87,4% en la fórmula de la belleza perfecta, mientras que la esposa del príncipe Guillermo quedó en segundo lugar con 86,6%.

AP

En tercer lugar quedó Zara Phillips (nieta mayor de la Reina Isabel II); en cuarto la princesa Beatriz (hija del príncipe Andrés); y en el quinto puesto quedó la princesa Eugenia de York (cuarta nieta) con 79,3%.

Cavendish

Todas las princesas fueron evaluadas con un mapeo facial 3D del cirujano Julian De Silva del establecimiento médico «Harley Street» y apuntó que «Meghan y Kate destacaron y tuvieron marcas significativamentes más altas que las otras tres princesas». 

Cavendish

«Meghan tiene una bella cara simétrica y se acercó más que cualquier otra princesa en tener lo que los griegos consideraban el rostro perfecto», dijo el especialista.

AP

La actriz tiene una nariz casi perfecta con una puntuación de 98.5% y sus ojos están alineados en la forma «V» exacta, mientras que la solidez de Kate se centra en tener una distancia ideal entre sus nariz y sus labios. 

Otras personas famosas con un alto nivel de perfección según la formula es la ex esposa de Johnny Depp, Amber Heard, puntuando 91.85% en el sentido griego de proporción perfecta.

AP

Entre los hombres, uno de los más perfectos es George Clooney, con 91,86%.

AP

Esta técnica digital permite resolver las incógnitas de qué es la belleza de forma objetiva, como también utilizarla para hacer cirugías plásticas más precisas y obtener el resultado óptimo esperado.

Puede interesarte