Por Francisco Armanet
14 diciembre, 2017

Fíjate en cómo cambiaron sus ojos y nariz.

Por muy dignificante y necesario que sea el trabajo en la vida de las personas, existen consecuencias negativas que son simplemente inevitables. El estrés, la tensión, el cansancio y la falta de sueño son sólo algunos de los costos que todo aquel que necesita pagar cuentas a fin de mes debe asumir. Ahora, el ejercicio que nunca debemos dejar de hacer es agradecer por lo que tenemos y ser conscientes de que existen otros a los que les toca mucho más difícil. Para muchas personas, las condiciones y el nivel de exigencia laboral pueden traer importantes desventajas, sin embargo, a veces no hay nada que se pueda hacer para remediarlas. Ese parecía ser el caso de una joven mujer llamada Snow. 

TM Beaute Shop

A sus escasos 26 años, la chica japonesa trabajaba como guardia de seguridad en los estacionamientos de un edificio. Su compleja situación económica la obligaba a dedicarle más tiempo de lo común al oficio y la mayoría de las horas laborales las pasaba en medio del calor y bajo la fuerte luz del sol. Con el tiempo, eso hizo que su rostro adoptara una apariencia cansada y envejecida. Según la misma Snow, la gente creía que estaba más cerca de los 40 años que de los 26.

Así se veía la joven durante un día normal de trabajo.

TM Beaute Shop

Como ya llevaba varios años trabajando, su cara se había oscurecido y arrugado más de la cuenta, y ella no estaba conforme con su apariencia.

TM Beaute Shop

Entonces, casi como un ángel caído del cielo, una famosa estilista supo de su situación y decidió ayudarla. El nombre de la maquilladora profesional es Pan-Pan y ella quiso darle un giro a la vida de Snow. Sabía que con un poco de su conocimiento podía lograrlo.

En la foto a continuación se ve a Pan-Pan conversando con Snow. La expresión en sus rostros muestra el entusiasmo por lo que estaba cerca de ocurrir.

TM Beaute Shop

Y entonces, con una serie de técnicas de maquillaje y estilismo, Pan-Pan realizó una increíble transformación en la cara de Snow. 

Modificó sus cejas, pestañas, cambió el color de su piel, pintó sus labios, le arregló el cabello y reparó varios detalles que la mujer había dejado olvidados.

TM Beaute Shop

Lo sorprendente es que no tuvo que realizar ninguna intervención quirúrgica para dejar a Snow más bella que nunca.

¡Este sí que es cambio!

TM Beaute Shop

Luego de la grata sorpresa que tuvo la chica al mirarse en el espejo, Pan-Pan le dio algunos consejos para conservar la apariencia que obtuvo ese día con el maquillaje. El agradecimiento fue inmenso, y el «antes y después» también.

TM Beaute Shop

Es increíble, ¿no crees?

Puede interesarte