Por Josefina Bonnefont
23 noviembre, 2016

Entonces, ¿siempre lo hice mal?

Hace muchos año que siempre utilizo la misma técnica para poner rubor en mis mejillas, y tengo la impresión de que tú lo haces igual que yo: aplicar un poco en los pómulos y difuminar el color hacia arriba, ¿no? Malas noticias… según lo expertos esta no es la única ni la mejor forma de usar los blush. ¿Qué nos proponen? Así como vimos en los desfiles de Chanel y Kenzo, la nueva moda es lucir el rubor en forma de «C», justo arriba de los pómulos.

LUCIAPICAOFFICIAL/INSTAGRAM
LUCIAPICAOFFICIAL/INSTAGRAM

¿Cómo lograrlo?

RAFFYWONKA/INSTAGRAM
RAFFYWONKA/INSTAGRAM

El primer paso es aplicar la base en el rostro (del color más parecido a nuestra piel), luego el corrector y, finalmente, con el rubor dibujar una línea debajo de las cuencas de los ojos. Una vez con el rubor aplicado, se debe difuminar el color hacia arriba, para abarcar los pómulos y la parte externa de las cejas.

¿Qué color elegir?

Lo mejor, SIEMPRE, es buscar un tono que se adapte al color de tu rostro. Por ejemplo, si tienes el cutis claro, lo mejor sería probar un rosa pálido, o, si tu tez es un poco amarillenta, aplicar un rubor melocotón.

 

Si tu piel es de tono medio, elige tonos albaricoque o malva, ¡te lucirán increíble!

Sultry fall makeup by @victoriouslogan, featuring #MACLiptensity in Burnt Violet

A photo posted by M·A·C Cosmetics (@maccosmetics) on

Mientras que, si tu piel es de tonalidad oliva, el mejor rubor es el rosa y las tonalidades del bronce.

Eish!

A photo posted by Black on Fleek (@blckonfleek) on

Si tienes la piel oscura, es bueno probar un rubor para darle palidez y luminosidad a tu rostro: tonos ladrillo o mandarina oscura.

¿Te animas a probar esta revolucionaria forma?

Puede interesarte