Por Elena Cortés
3 marzo, 2017

Si el envase dice «mascarilla para la nariz», SOLAMENTE es para la nariz.

Una de las cosas que he aprendido de mis amigas es no seguir cualquier consejo de belleza que encuentres por ahí, sino que primero analices si es algo efectivo y sobre todo, si te conviene por tu color de piel, cabello, o lo que sea. Cuando la protagonista de esta historia compró una mascarilla para quitar los puntos negros de la nariz, decidió probarlo en toda su cara, y definitivamente falló épicamente en el intento.

Si el envase dice «mascarilla para la nariz», SOLAMENTE es para la nariz.

Pero, al parecer ese mensaje no le quedó muy claro a la mujer que decidió echárselo por toda la cara. Después de comprar el producto a través de una página de belleza de Facebook, decidió que era hora de sacarse todos los puntos negros de la cara, y no solo de la nariz para ver cuál sería el resultado final. 

Primer paso:

Asimilar que tiene toda la cara llena de mascarilla.


Segundo paso:

Empezar a sentir que no puede mover bien la cara sin que le incomode bastante.


El dolor:

Va por la mitad de sacarse la máscara y el dolor es infinito.


La decadencia:

Ya va aceptando el triste destino


Épico final: 

Y el bullicioso grito no podía faltar. ¡Eso debió de doler DEMASIADO!


Así quedó su cara:

¿Habrá valido la pena? No importa el resultado, la amamos por intentarlo.

Puede interesarte