Cuando un antojo llega, no hay poder terrenal que los detenga. Te ha de pasar seguido eso de estar en la tranquilidad de tu hogar y de pronto se te antoja comer o hacer algo, y no hay forma de que lo frenes. Lo entendemos bien porque hay muchas personas antojadizas como tú.

Si te sientes parte de este “equipo”, levanta la mano. Seguro te vas a identificar con estas cosas que les pasa sólo a las personas antojadizas.

Y hasta son capaces de hacer cosas realmente raras cuando tienen un antojo.

1. Prepararte algo de comer estés donde estés

¿En plena oficina? Sí, eres capaz hasta de prepararte huevos sobre el hervidor de agua.


2. Cantar a tu antojo y a todo volumen

En el auto o en tu recámara, sólo quieres brillar. Aunque la gente te vea de forma extraña.


3. Ponerte lo que se te da la gana

Es raro porque a veces hace mucho frío y tú quieres llevar manga corta, y cuando hace calor quieres ponerte un suéter. ¡Vaya antojos!


4. Comer a todas horas

No importa que estés a mitad de la misa de tu boda, porque para ti no tiene nada de malo cuando se trata de tus antojos.


5. Salir a la calle en pantuflas

Porque nada te puede avergonzar.


6. O ir al supermercado en pijama

Un antojo es un antojo y la ropa no te detendrá.


7. Comerte el postre antes del almuerzo

¿Quién dijo que eso es raro?


8. Comerte la canchita del cine antes de que terminen de cobrarte

Para la gente es raro pero cuando el antojo llega, no hay nada que hacer.


9. Comerte un limón con azúcar

Apuesto a que se te hizo gua la boca con sólo pensarlo. Es raro pero es un rico antojo.


10. Llevar un Panetón Buon Natale a la playa

Para que tu antojo no te atrape descuidado en ningún lugar del mundo.

Sí, es raro hacer algunas cosas pero todavía más raro sería no hacerlas si es lo que te provoca.

Aunque muchas veces te digan que eres alguien que hace cosas bastante raras tan solo por un antojo, la respuesta que debes tener siempre preparada es: “¿Y por qué no?”.

O sea, si quieres probar el postre antes de comer, ¡ok! Si quieres usar manga larga en un día de calor, ¡ok! Y si quieres comerte un Panetón Buon Natale en septiembre o en abril, en la playa o el cine, ¡ok! Porque no tiene nada de rardisfrutar de un Buon Natale cuando se te antoje o comerte uno fuera del mes de diciembre; lo que sí es raro sería decirle que no a un Panetón Buon Natale sólo porque no es navidad.