No te juntes con esos. No hagas locuras. ¿Te suena? A veces, los padres tienen en mente cómo tiene que ser tu vida, pero llega un día en el que las decisiones las tienes que tomar tú mismo.


Esta es una de esas cosas que en teoría son sencillas pero que luego, al llevarlas a la práctica, son completamente diferentes. ¿Cuántas veces hemos pensado que simplemente haremos lo que queramos sin pensar en lo que digan los demás? La realidad es que es mucho más sencillo decirlo que hacerlo pero es hora de cambiar y tomar las riendas de tu vida pues una gran parte de crecer se trata sobre tomar tus propias decisiones… A la larga tiene muchos beneficios.

Para muestra estas ventajas de decidir por ti mismo:

1. Tu confianza aumenta

Pues ahora controlas las riendas de tu vida y las expresiones “no hagas, no vayas, no te juntes con” ya no te condicionan. Lo que quieres hacer y lo que haces se convierten en lo mismo y no existe ninguna sensación más reconfortante que esa.


2. Y refuerzas tu seguridad día con día

Algo que simplemente te impulsa a seguir creciendo como ser humano.


3. Por lo que dudas menos de ti mismo y tus acciones

Si tomas una decisión es porque ya evaluaste todas los pros y contras y aún así estás convencido de hacerlo. Poco a poco esas dudas se van disipando y eliges el camino que a ti te gusta más. Ojo, no es malo pedir consejos, pero la última palabra la tienes tú.


4. Queda atrás esa necesidad constante de explicarte

Comienzas a dejar de lado las frases que empiezan con “porque…” Comprendes que no le debes explicaciones a nadie, a menos que sea alguien importante o a menos que tú mismo escojas libremente hacerlo.


5. O de disculparte

Eso de comenzar o terminar oraciones simples con un “lo siento” o “disculpa” es cosa del pasado. Ambas palabras serán usadas sólo en ocasiones que realmente lo ameriten y no para disculparte por ser como eres y vivir una vida feliz.


6. Aprendes que toda opinión es válida

Aceptas que cada uno de nosotros podemos vivir de la forma que mejor nos parezca y que juzgar a alguien muchas veces es inadecuado.


7. Te atreves a hacer cosas que siempre has querido, incluso si son “poco convencionales”

Comienzas a vivir la vida al máximo, dándote la posibilidad de enriquecerte como persona y de dejar de lado las culpas y las frustraciones.


8. Comprendes que la gente siempre te criticará

 

Si lo haces, te critican, si lo dejas de hacer, también. ¿Cuál es el punto de preocuparse?


9. Pero tú dejas de darle importancia a lo que los demás piensan de ti

Realmente eres tú quien vive tu vida y lo que los demás piensen o dejen de pensar no afecta lo feliz que te sientes, las decisiones que tomas o los planes que tienes.


10. Y después de todo este viaje: Aprendes a ser un poco más feliz

Como resultado de todo lo anterior, comienzas a vivir con una sonrisa pegada al rostro ¿quién podría haber sabido que un cambio tan simple te traería tanta felicidad?

Comienza a vivir la vida a tu manera con el nuevo Kia Rio: el auto perfecto para la ciudad que está revolucionando la manera de conducir y que encaja a la perfección en tu camino…

Con el nuevo Kia Rio, #AhoraTúDecides