No te juntes con esos. No hagas locuras. ¿Te suena? A veces, los padres tienen en mente cómo tiene que ser tu vida, pero llega un día en el que las decisiones las tienes que tomar tú mismo.



En este mundo, existen dos tipos de personas: a los que sus padres les prohibían todo y a los que les dejaban hacer DE TODO. Si eras de los segundos, enhorabuena, ya conoces bien la sensación de libertad que da tomar tus propias decisiones. Si eras de los primeros, seguro que has aprendido a valorar cada pequeño avance hacia la libertad, y ahora disfrutas más que nadie cuando eres tú el que decides.

Pero ahora es el momento de viajar al pasado y volver a sentirte como ese joven excluido de su hogar al leer estas 10 cosas que jamás pudiste hacer:

1. “Ni se te ocurra llegar más tarde de las 11”

El 100% de las veces, lo divertido empezaba cuando tú tenías que irte a casa. ¡A veces parecía que incluso lo hacían a propósito!


2. Siempre te prohibían salir con tus amigos a esa fiesta donde iba absolutamente todo el mundo

Y esa excusa “pero mamá, ¡van todos!” jamás te sirvió. 😭


3. Solo con mencionar un tatuaje a tus padres se desataba la ira

“Por encima de mi cadaver te pintas la piel para siempre”


4. Llevar amigos a casa porque pensaban que ibas a organizar la fiesta más grande jamás vista

Vale que cuando ibas creciendo el peligro crecía… pero tus primeras “reuniones” eran de los más inocentes.


5. “¿No irás a salir a la calle con esa ropa?”

Hasta cierta edad, uno viste como tu madre quiere. Y ella no te lo va a consultar, ¡es así!


6. Justo en el momento de empezar tu programa favorito era hora de ir a la cama

Aún recuerdo la intro de Expediente X mientras me lavaba los dientes.


7. La eterna discusión de si debes estudiar lo que te gusta o lo que te resultará más útil

Y todos sabemos lo que prefieren los padres… 📓📙📘📗📕


8. Porque todo lo que comes son “porquerías”

“¿Cuándo vas a empezar a comer sano?”


9. ¡Prohibido hacer el vago! Incluso en fin de semana

Aprendiste a dormir incluso con el aspirador de las 10 a.m de tu madre cada domingo.


10. Saber la respuesta a tu incansable pregunta: “¿Papá me dejas tu coche?”

Tu soñabas con un viaje en tu propio coche… El paraíso.

Ya vale de recibir órdenes, ¿no crees?

Ahora, vuelve al presente, dale al play y vive tu vida como quieras con el nuevo Kia Rio, un coche que encaja con esta nueva etapa que empieza ahora, en la que la última palabra la tienes tú.

#AhoraTúDecides