Nos esforzamos día a día por dar una buena nutrición a ti y a tu familia.

Nadie nos enseña a ser padres, eso está claro. Cada niño es un mundo aparte, e independiente de la edad, siempre tendremos algo que aportar en su vida. Es por eso que nos esforzamos día a día por darles lo mejor, o lo que consideramos es mejor para ellos; a veces incluso nos sobrepasamos y nos esmeramos en que no cometan errores, nos llenamos de miedos y finalmente terminamos nosotros cometiendo los errores. Y en todo caso, los errores están para eso, para cometerlos y aprender.

Pero aquí lo importante radica en ellos, en su felicidad y en nuestra capacidad de darles todas las herramientas para que puedan vivir lo mejor y más libremente posible. Porque es crucial que los motivemos a que sean quienes ellos quieran ser, a que tengan más que claro que no hay estereotipos, a que sepan que no hay una verdad absoluta, a entiendan que deben vivir sin etiquetas, sin sellos, sin límites, y sobre todo, sin preocuparse por el qué dirán. No significa que lo dejes seguir a una tropa de punks a los 4 años, pero hay etapas en las que es necesaria un poco de confianza, ¿no?

¿Quieres que tus hijos sean niños libres, hermosos y pensantes? Vamos a darte unos consejos:

1. El “porque no”, no es una respuesta

Los niños son inocentes, pero entienden perfectamente. Es muy distinto que les digas: “no, y punto”, a que les digas “no, porque esto no es bueno para ti”. Haz el intento de explicarles las cosas en vez de pasar rabias. Con el tiempo irán desarrollando algo que a muchos adultos nos falta: el sentido común.


2. Permíteles dejar comida en el plato

“Gordito y sanito” no es un buen parámetro. Los niños tienen un estómago mucho más pequeño que el nuestro, y es obvio que se llenarán con poco. Además comen mucho más lento, por lo que quedan satisfechos con rapidez. Los niños irán comiendo en favor a sus necesidades, no por obligación. Que le digas que no se puede levantar de la mesa sin haber terminado el plato cada vez que come, no hará que “se nutra mejor”, sólo lo frustrará. Enséñale el valor de sus decisiones


3. Inclúyelos en las conversaciones

No necesitas hablarles de sexo a los 5 años, pero sí es importante que sientan que su opinión es igual de valiosa que la de un adulto. Cuando educas a un niño apartado de la realidad, lo haces mucho más dependiente; y a la vez menos libre.


4. Haz que duerman en su propia cama

Está todo bien con que de vez en cuando se pasen a la cama de sus padres, todos lo hemos hecho alguna vez. Pero esta costumbre hace que los niños estén mucho menos preparados a enfrentar las cosas en el futuro.


5. ¡Deja que hagan sus elecciones!

Si ellos quieren vestirse con unos pantalones y un vestido encima… ¡déjalos! Nadie a los 5 años comete crímenes de la moda por ponerse una polera rosa y un pantalón color café.


6. Pídeles consejos

Si se sienten considerados, se sienten útiles, y MUCHO más seguros para cuando sean grandes. ¡Nada los detendrá!


7. JAMÁS les preguntes qué le enseñaron en el colegio

A menos que ellos mismos te lo cuenten. Un niño que pasa casi todo su día en el colegio, quiere contarte cuánto jugó, con quiénes, y quién es su nuevo amiguito.


8. De vez en cuando, es sano consentirlos

No se trata de criar niños mimados o dominantes; se trata de que entiendan que tú eres su papá o mamá; y por ende las cosas que quiera conseguir, deben pasar primero por ti.


9. Tienen que intentarlo

Claro que no dejarás que se tiren de un puente, pero si quieren probar algo nuevo, deja que lo hagan y toma muy en serio lo que te proponen. Deja que lo intenten y tú quédate detrás, esperando a sostenerlos en caso de que fallen.


10. Deja que sean como quieran ser

Rompamos con los estereotipos, hay mil niños queriendo una cocina de juguete, y niñas pidiendo autitos de carrera. ¿Quién decide lo que está bien o mal? Tú preocúpate de que sean buenas personas, el resto vendrá por sí solo.

Entonces, ¿preparados para crear monstruitos independientes, que piensan y son libres?

Puedes tener un hijo que crezca sin prejuicios ni etiquetas, ¡y también puedes darle algo rico que no tenga sellos! Porque Ideal ya tiene el primer Kekito pensado en que goce de algo delicioso y sano: un alimento divertido y totalmente libre de sellos, ¡como él!

¡Infórmate y consiéntelo sanamente!