Alguna vez en internet leí que “las mejores fotos son las que se sacan distraído, los mejores besos son los robados, las mejores relaciones empiezan de la nada, las mejores salidas son sin planearse, los mejores abrazos son los que se dan cuando menos te lo esperas, las mejores amistades llegan en momentos que nunca te imaginaste; las mejores cosas pasan por ‘casualidad'”, y vaya que es cierto.

Lo mismo pasa con el arte; muchas veces las obras menos planeadas resultan ser las más bonitas. Si no me crees, mira:

1. Un camión con 114 toneladas de pintura dio paso a esto

Fuente

2. Esta pintura cayó al suelo y es alucinante

Fuente

3. Así es como el fregadero se convirtió en una obra de arte

Fuente

4. Y esto surgió de la combinación de pintura

Fuente

5. Las capas pulidas de la pintura de un coche

Fuente

6. El último sorbo de un café…

Fuente

7. Una gota accidental de pintura negra creó estos ciervos

Fuente

8. La mezcla de dos colores

Fuente

9. Espuma tricolor de un autolavado

Fuente

10. Los acrílicos de una pequeña cayeron al lavabo

Fuente

Al ver estas impresionantes obras confirmamos que la creatividad surge incluso cuando no la estamos buscando, y es que crear algo no va de la mano con seguir reglas o un estilo común, al contrario, lo genial de esto, tiene que ver con lo libres que nos podemos sentir.

Como lo que nos enseña Crayola con sus diferentes y entretenidos productos, con los que es posible crear cosas realmente únicas.