Por Sabori
La línea que sabe rico y es auténtica, como tú.

A menudo pensamos que ser saludable es sinónimo de pasar horas en el gimnasio y vivir solo de ensaladas, y a muchas no nos gusta ese estilo de vida. Lo cierto es que tener una buena salud no tiene que ir contra tus hábitos, solo es cuestión de hacer pequeños cambios en el día a día para mejorar tu calidad de vida.

Una vez que comiences a realizarlos, notarás cambios en tu cuerpo y estado de ánimo. ¡Vale la pena intentarlo!

1. Plantéate retos físicos

Da igual si eres de quienes siempre sigue rutinas de ejercicio, o de las que nunca hace nada. ¡Sólo prueba algo nuevo! Hay cientos de opciones y debe haber alguna para ti, que te desafíe tanto física como mentalmente. Es como un nuevo pasatiempo.


2. Sé buena contigo misma

Ten en cuenta que formar hábitos toma tiempo. No te tortures por tu peso, o porque no luces o te sientes como deberías. Comprende que debes esperar, y también perseverar. No te desanimes y escucha a tu cuerpo para conocer cuáles son tus límites y qué se siente mejor.


3. Dale descanso a tu cuerpo

Siempre duerme bien, cuando debas sentarte hazlo, y sé consciente de que aunque tu cuerpo esté quieto, tu mente sigue trabajando. Debes tener cuidado con ambos.


4. Lleva tu propia comida a la oficina

Ya sabes que es mejor que cocines en casa y te lleves algo para comer. Así evitarás todo tipo de tentaciones, y pondrás más atención en lo que estás consumiendo.


5. Controla tu postura

Algo que no cuidamos mucho es cómo está nuestra columna y huesos. Estírate cada cierto tiempo y mejora este punto, pues puede traer duras consecuencias.


6. Busca más excusas para moverte

Bailar, caminar, un paseo con amigos… ¡Hay tantas maneras de ser más activo que no requieren tanto esfuerzo! ¡Y se siente bien! Inténtalo.


7. Levántate más temprano

Maximiza tus mañanas para que tengas cuidado con todo lo que haces. Puedes hacer ejercicios, salir a caminar o sólo desayunar. El punto es que cuando tienes más tiempo, tomas mejores decisiones.


8. ¡Renueva tu despensa!

Mantén una lista de las cosas que necesitas y elimina todo lo que sabes no deberías tener en tu despensa. Puedes cambiar algunos dulces por otros bocadillos más saludables. Si los tienes a mano, en momentos de pereza esas serán tus primeras opciones, antes que un dulce chocolate.


9. Descubre nuevos lugares y sal más de casa

Es la perfecta oportunidad para mezclar movimiento, con amigos, y descanso.


10. Come productos nutritivos y que te hagan sentir bien

Busca ese equilibrio entre sabor y nutrientes en las cosas que consumes. Y prefiere siempre los productos de mayor calidad, son la mejor inversión.

¡No tienes por qué matarte en el gimnasio o dejar de comer para estar saludable!

De hecho, solo tienes que tomar las decisiones adecuadas. Una de ellas es preferir Sabori, la línea de carnes frías saludables que proporciona los nutrientes que el cuerpo necesita para verse y sentirse bien…

Mantente saludable sin perder tu esencia, porque #SerTúEstáRico.