Si llegó tu momento de ir al banco por primera vez SIN QUE TU MAMÁ TE ACOMPAÑE, tienes que saber que nada malo te puede pasar en la ventanilla. Sí, sabemos que tantos términos desconocidos pueden marearte un poco, pero paso a paso podrás entender a qué se refiere cada palabrita tan extraña.

Lo que sí es un hecho es que si estás en el banco por tu cuenta es porque ya comenzaste a hacerte cargo de tus gastos.

Bienvenido a la vida de adulto. Todos hemos pasado por ese complicado inicio, así que no te sientas mal si cuando te paras frente a la ventanilla te suceden estas inevitables cosas y pensamientos.

1. ¿Por qué la señorita me mira como si fuera un niño?

¡A quién quiero mentirle! Tengo cara de bebé. La corbata de la escuela lo hubiera arreglado todo.


2. ¿Tasas?, ¿intereses?, ¿plazos?

No, gracias, sin nada de eso. Sólo quiero abrir una cuenta para ahorrar.


3. ¿A los cuántos días de este importante momento se convierte uno en adulto?

Llámame “lord dineros” o “lady money”.


4. ¿Y si el asesor critica mi firma?

¡Rayos! Papá tenía razón cuando dijo que el patito no era una buena idea para una firma.


5. ¿Qué es eso del fondo?

Ni de broma preguntaré. Mejor me espero a llegar llegar a la casa y preguntarle a mi mamá.


6. ¿Inversión a plazo fijo?

Nope. Eso suena bastante caro.


7. ¿Que si quiero una tarjeta de crédito? Ja, por favor

Sí, sí. Me haré el interesante y diré que sí a todo.


8. ¿Salario bruto?

Espera, ¿debo sentirme ofendido? Me suena a que es una indirecta.


9. Ya me vi

Con esta bebé que guardo en mi bolsillo haré que el mundo sea todo mío.


10. Ahora sí domino esto

Y pensar que tenía tanto miedo de venir aquí. ¡Yo y mis tonterías!

A todos nos ha pasado enfrentarnos a la primera vez en el banco sin ayuda de nuestros padres. No te sientas mal, pues en las instituciones financieras siempre hay personal dispuesto y listo a solucionar todas las dudas que tengas. Acabarás conociendo todos los términos rapidísimo.

La idea de acudir a un banco no tiene que ser algo complejo. Deja atrás esos pensamientos y fíjate bien antes de elegir cuál será el de tu preferencia. ¿Un consejo? Busca el que te de mayor seguridad para ahorrar tu dinero y para hacer todas tus operaciones. 

Si comienzas el “juego” de ser un aduto reponsable, por ejemplo, Banco Azteca es la mejor opción para ti. Con 15 años en México es confiable y su servicio a clientes puede hacer que te sientas muy cómodo para realizar cualquier trámite; además su nueva app te facilitará la vida sin acudir siempre a sucursal.