Allí estás tú, en la casa de tu ex compañera de la secundaria, con la que te reencontraste hace poco en un café, por pura casualidad.. Tienes la certeza de que hay distintas formas de conocer profundamente a una persona y estás convencida de que una de ellas es la de husmear donde no deberías: sí, su baño.

No es que sea un lugar prohibido pero no tendrías que hacer nada más que lo que uno va a hacer al baño.

Eso dicen las etiquetas pero en tu mundo no hay restricciones para analizar lo que guarda en sus cajones. Y mientras lo haces es inevitable tener pensamientos durante este momento lleno de adrenalina. ¿Alguno de estos ha pasado por tu mente?

1. Me gustan los detalles brillantes en las paredes

Hace que me sienta “en confianza” aquí dentro. Sí, es un baño acogedor.


2. Pero la cortina de la regadera no combina para nada. Yo podría enseñarle algo de estilo

La decoración es perfecta pero ¿y esa cortina? ¿Qué le pasa al buen gusto de esta pobre chica?


3. Mmmh la fragancia del aromatizante automático sí que es delicioso

Este aroma a lavanda me recuerda los fines de semana en la casa de campo. ¡Exquisito!


4. Todo aquí es reluciente

Quisiera que mi baño se viera un poco igual de elegante. Mi decoradora tiene un gran trabajo por hacer. ¡Hoy mismo deberá iniciar!


5. ¿Cómo es que ella tiene mejores cosas que las mías?

Sí, casi no lo soporto. Pero mejor sigamos inspeccionando este baño.


6. Veamos qué hay detrás del espejo… Sí, me gusta esta cremita

¿Para qué serán todas estas pastillas? ¿Acaso la menopausia ya se le está viniendo encima?


7. Cómo es posible que todo esté tan perfecto aquí

¿A quién quiero engañar? Realmente tiene buen gusto.


8. No hay estropajo. ¿No usa estropajo?

Ah, ahora entiendo que le gusta usar exfoliantes finos. Ya somos dos.


9. ¿Qué más tendrá en los cajones?

Ojalá no me delate el sonido de las puertas cuando las abra.


10. Ya, a lo que vine al baño…

¡Está fría, la taza está fría!


11. ¿Qué papel es este? Dios, es como una caricia. Y además huele muy bien

Qué suaveeeeeeee.


12. ¡Qué envidia!

Me arrepiento por no haberlo visto antes para llevarlo a mi hogar.

Debes saber que mirar en los cajones y detrás del espejo de los baños ajenos es una actividad común, es decir, no tiene nada de malo sentir curiosidad. Como todos sabemos que las envidias no valen de nada, queremos contarte la verdad que hay detrás de tanto lujo en el baño de tu amiga. Ella usa un envidiable papel: Regio Luxury Almond Touch, el lujo hecho papel, de suavidad irresistible y con un ligero toque a almendras.

Si te sientes arrepentida porque en baños ajenos siempre hay cosas mejores que en el tuyo, ya sabes con Regio Luxury Almond Touch puedes experimentar una máxima sensación de limpieza.

Ahora te toca a ti despertar la envidia de los que curiosean en tu baño y hacer de tu baño un lujoso espacio.