Todo comienza con un NESCAFÉ.

Las redes sociales nos han dado buenísimos momentos, pero también han generado una especie de dependencia que nos ha costado dejar. Andar en el metro revisando el celular, actualizando tu feed de Facebook no es algo normal. O sea, es común, pero por nada en este mundo es normal.

¿Te imaginas salir un día de tu casa sin celular? ¿Qué harías?, probablemente te devuelvas a buscarlo… ¡así de dependientes!

Por eso, queremos que abras los ojos, que te des cuenta de lo que las redes sociales nos han arrebatado, y que no ha sido poco:

1. El tiempo

Es increíble todo el tiempo que pasamos metidos haciendo absolutamente nada. Y nadie nos va a devolver todo lo que pudimos haber hecho con esos valiosos momentos.


2. Mirarnos a la cara

Suena ridículo, pero en realidad no ponemos atención ni siquiera a lo que está pasando en la televisión por estar metidos en el celular. Imaginen eso, no le ponemos atención a la primera máquina que nos quitó la atención de las demás personas…


3. Ver las cosas en vivo y en directo

Y disfrutar de lo que estás viendo, que todo quede guardado en tu memoria, no en la memoria de tu smartphone.


4. Jugar en la vida real

Bajamos juegos para entretenernos, y los jugamos en lugares donde podemos entretenernos de verdad.


5. La intimidad

Exponemos todo, todo lo que nos pasa, dejando nuestra vida a la vista de personas que no nos importan de verdad.


6. La confianza en nosotros mismos

De repente nos vimos absorbidos por esta realidad paralela que nos hace creer que nada es real, que somos vulnerables a cualquier cosa.Y en realidad es así.


7. Los tazos

¿Se acuerdan cuando coleccionábamos estas cosas, jugábamos con ellas y teníamos la capacidad de jugar también con otra persona?


8. La necesidad de buscar las cosas

Antes abríamos el Icarito, o hacíamos recortes de revistas para encontrar la información. Hasta que apareció la información instantánea.


9. El autoestima

Y es que nos basamos en aprobaciones virtuales para sentirnos importantes, bonitos, simpáticos o inteligentes. (Suena tan tonto cuando lo escribo, pero más cuando lo leo.)


10. Los “carteos”

Es todo tan aburrido ahora que desaparecieron las cartas escritas a mano, y todo se hace mediante el celular. Ya no hay magia, ni tiempo de espera, ni ansiedad… ya no queda nada.


11. Las sorpresas

Ahora nadie tiene la excusa de visitar a alguien de sorpresa, todo el mundo avisa, nadie está disponible. Nadie es tan importante como para poder recibirlo de improviso.


12. Las fotos con sentido

Ya no hay álbumes que revisar con fotos de nuestros papás haciendo algo divertido, ya no hay ninguna foto que tomar con nuestras manos.


13. Y claro, la libertad de comunicarnos de verdad

Imaginen un mundo donde podamos hablar mirándonos a los ojos. Parece casi imposible.

Y ya que estamos en el 2017 y la tecnología no deja de avanzar, me puse a buscar si alguien había inventado alguna app o algún gadget que sirva para volver a unirnos, para volver a conversar.

Fue así como me encontré con esto, que probablemente es el mejor invento que pueda existir. Lo hizo Nescafé, y promete ser la mejor innovación del mercado pues no necesita ni Bluetooth ni Wi-Fi:

Volvamos a la esencia. ¡Conectémonos!