Por HSBC
Tú eres dueño de tu nómina y decides en qué banco deseas recibir tu salario. ¡Es muy fácil!

¿Quién no ha fantaseado con la posibilidad de llegar a ser millonario? De hecho, si buscas “cómo ser millonario” en Internet, Google arrojará aproximadamente 2.100.000 resultados, en solo 0,46 segundos. Esto quiere decir que hay tantos interesados en ser millonarios, como gurús que ofrecen la fórmula perfecta para hacerse ricos.

Al investigar e indagar en estas páginas, es fácil darse cuenta que estas personas tuvieron innovadoras ideas cuyos resultados se vieron reflejados como una inversión que nació y creció de la buena suerte. O sea, que son personas comunes como tú, que sólo estuvieron en el momento preciso y en el lugar correcto, tomando la decisión acertada que los convirtió en millonarios.

Te invitamos a leer sus historias para que te des cuenta de que ser millonario es algo que también está a tu alcance y que no es imposible de lograr.

1. Alex Tew y su página del millón de dólares

Alex tenía un problema: no podía seguir costeando sus estudios de gerencia; entonces pensó en una idea que le hiciera reunir rápidamente el dinero suficiente para terminar su carrera. Entonces un día, aprovechando el auge de la publicidad digital, creó la página “Million Dollar Homepage” (que sigue en línea) donde vendería 1 pixel de publicidad a US$1, pero requería que los anunciantes hicieran una compra mínima de 100 pixeles. Las marcas no tardaron en reaccionar y en poco menos de 4 meses, Alex había conseguido ganar 1 millón de dólares. Los últimos pixeles fueron subastados por cifras ridículas a través de E-bay.

Así pudo pagar sus estudios y algo más que eso. Luego de un tiempo, Tew se retiró de sus estudios de negocios, buscando un camino alternativo para administrar con inteligencia su dinero y fundó Popjam, una red social destinada a empresas.


2. Mark Zuckerberg y sus ganas de conectar al mundo

Mark Zuckerberg era estudiante de la Universidad de Harvard cuando pensó que no sería una idea tan descabellada si existiera una forma en que los estudiantes se comunicaran a través de Internet. Pero no sólo eso, si no que también era una buena idea que compartieran con el resto lo que estaban haciendo durante el día. Claramente, no sólo se trataba de mensajería porque para eso ya existía el correo electrónico.

Entonces junto a un grupo de compañeros crearon una red que conectaba a los estudiantes de su universidad. El éxito fue abrumador y poco a poco más gente solicitó unirse, incluso sin ser estudiantes de Harvard. Ese fue el momento de expandirse y desde entonces se convirtió en una red social de gran popularidad en todo el mundo.

La idea que nació con la intención de conectar a lo estudiantes, le ha dado a Mark Zuckerberg hasta US$27 millones de dólares cada año, ganancias que ha invertido para multiplicar la cifra. ¡Eso es saber administrarse!


3. Chris Clark y la creación de un dominio millonario

Cuando las páginas web apenas estaban saliendo a la luz, en plenos años 90’s, Chris Clark, motivado solo por su amor hacia la pizza, decidió crear el dominio pizza.com por el cuál pagó alrededor de US$20. Años después, para ser exactos 14 años más tarde, Clark decidió subastar este dominio por el que pagaron la impactante suma de US$2,5 millones de dólares.

Es decir, esperó 14 años para encontrar la oportunidad perfecta de vender su dominio, y lo hizo más que bien. Actualmente la página no es nada de lo que se esperaba, simplemente reúne un par de links hacia pizzerías y cosas por el estilo. No vale para nada la fortuna que se pagó por ella.

Luego de esto su negocio creció rápidamente, pues invirtió en distintos fondos sus ganancias y fue así como llegó a ser vicepresidente de tecnología de Score, una ONG dedicada al crecimiento de las pequeñas empresas. 


4. Sheldon Adelson y su deseo de no rendirse

A los 12 años dejó sus estudios porque tenía un claro objetivo: vender periódicos, entonces consiguió una licencia para poder hacerlo sin ningún problema. Cuando obtuvo el dinero suficiente, a los 16 años, montó una empresa de máquinas de gomitas. Desde ese instante no se detuvo y hoy es uno de los grandes empresarios y magnates del mundo.

Y tú, ¿cuándo decidirás ser millonario? No necesitas de una gran fortuna para comenzar, sólo debes tener la intención de querer cambiar tu vida invirtiendo y podrías comenzar haciéndolo con tus utilidades, lo que por cierto no es nada complicado.

Invertir las utilidades es una idea que puede traerte grandes beneficios. En HSBC puedes encontrar soluciones como comenzar ahorrando poco a poco o en fondos que adquieran mayor valor conforme pasa el tiempo. No te preocupes si no eres experto en los negocios; HSBC está dispuesto a ayudarte a administrar tu dinero.

En HSBC tienen los productos y servicios que necesitas para que tu ahorro logre hacer realidad tu sueño.