¿Te puedes imaginar cómo era el mundo sin laptops?  Como hoy en día están por todos lados, es difícil pensar cómo viviríamos sin ellas. En medio de un mundo de tantos aparatos tecnológicos, las computadoras portátiles son uno de los más importantes y útiles.

Sin embargo, eso tampoco quiere decir que nuestra experiencia con ellas sea toda de color de rosa. De hecho, existen algunos momentos delicados en nuestra relación, ya sea de  diversión o trabajo, especialmente cuando son una compañía constante.

Si eres de esas personas que usan su laptop todo el tiempo, seguramente perdiste la cabeza con una de estas cosas.

1. La ruedita de la discordia.

Los canales de videos en internet son una verdadera maravilla: con ellos puedes comenzar el día con el video de un youtuber visitando un supermercado de los Emiratos Árabes Unidos y terminarlo en otro con profundas preguntas sobre la existencia. Puedes tener un día lleno de diversión, ocio, información y reflexión… hasta que aparece la maldita ruedita. Sí, esa ruedita en la pantalla del video que cuando no tienes buenos procesadores es literalmente imposible conseguir que termine de girar… y termina mandándonos a la cama más temprano.

2. El congelamiento.

La sensación de vencer un jefe de pesadilla en un juego o superar una parte de una etapa que ya te tiene transpirado da una sensación maravillosa. Y por eso es tan terrible que el juego se congele para que resuene en tu mente y en las paredes de tu habitación un gigantesco “¡noooooooooo!”, algo que fácilmente podría solucionarse con un disco duro de mayor capacidad.

3. La batería incompetente.

La gracia de las laptops no es solamente su portabilidad y su tamaño más compacto, sino también la posibilidad de usarlas sin tener que enchufarla. Pero parece que a las baterías de algunas les ENCANTA la electricidad de los enchufes y les ENCANTA enloquecer a sus dueños. ¿A quién nunca le ha dado ganas de insultar en vano a esa computadora que se ha cargado por horas y poco después de desenchufarla, ya se le va casi toda la batería? Ni siquiera alcanzaste a abrir la página que necesitas y ya quieres rendirte.

4. Las actualizaciones.

Cuando tu computador entra en un estado de actualización, puedes hacer muchas cosas mientras esperas: cocinar, escribir… el problema es que a veces quieres probar un nuevo juego o usar tu computadora con urgencia y esto no te deja. Y como si no pudiera ser más lenta la cosa, a veces colocas la computadora a actualizar antes de dormir, pero ella sigue actualizándose cuando despiertas y tu plan falla.

5. Las pestañas engañosas.

Cuando abres una pestaña de una publicación o de un video y aparece un afiche publicitario, simplemente haces click en el rincón superior derecho y adiós. Pero lo que SIEMPRE, SIEMPRE molesta es cuando abres una página y surge otra más que toma el lugar de la anterior en el orden de pestañas. De ese modo cierras la página que querías ver, la pestaña publicitaria sigue abierta y la furia es inevitable.

6. Las cut scenes eternas.

En este caso, el problema en sí no son esas escenas que aparecen durante el juego: es el hecho de que duren media hora y no puedas adelantarlas. Y cuando es antes de un jefe que no logras vencer, después de miles de intentos, tienes que soportar los mismos diálogos mil veces con la paciencia de un monje… aunque cuando tienes buenos gráficos, al menos es un poco más fácil de soportar.

A pesar de todos esos pequeños momentos que te hacen gritar, quejarte y/o enrojecer por la rabia, existe un consuelo que lo supera todo: tener una laptop de primer nivel con una batería de larga duración, un diseño cómodo, buenos gráficos y procesadores de calidad.

Así son los innovadores modelos 2 en 1 de la familia Inspiron de Dell y las increíbles laptops Alienware diseñadas para tener una experiencia sin pausas, especial para gamers de alto rendimiento. En el fondo, esos momentos que nos sacan de quicio no se comparan con la experiencia de usar una Dell.

¡Encuéntralas al mejor precio en tu Best Buy más cercano!