Por KFC

Que te encontraste por la calle con un ser celestial podría sonar una estupidez o de plano, una mentira más grande que la Estatua de la Libertad. Y he dicho podría, porque esto ya pasó, y no ha sido en una oculta dimensión de una galaxia lejana, sino que aquí mismo en nuestro querido México.

Así es, tal como lo lees, un buen de personas se encontraron de frente con un ser lleno de magia y mucha luz, un verdadero ángel. Y lo que tienen para contar es absurdamente fascinante, tanto que parece mentira. ¿No nos crees? Pues sigue leyendo y verás que todo esto es la pura y santísima verdad.

1. Lo vi y en cuanto pasó, las puertas del metro se abrieron justo donde yo estaba parado

«No sabía si reír o llorar, pero lo que estaba viendo era tan real como el amor de madre. Lo tenía justo frente a mí, pasó cuando iba en camino al metro para llegar a la Universidad y estaba ahí, mirándome con los ojitos más lindos que jamás vi. Lo toqué, acaricié e incluso saboreé, bueno más que eso en realidad, saqué un trocito de él y sentí que mi paladar se inyectaba de adrenalina y sobre todo mucho sabor. Desde ese momento solo cosas buenas pasaron en mi vida, como cuando el metro se detuvo justo para que yo diera un pasito al frente y subiera fácilmente.

Tomás, 24 años.


2. Me encontré con este angelito y las cajas de la tienda estaban TODAS abiertas, literalmente

«Había tenido un mal día, mi novia se enojó conmigo y necesitaba hacer algo urgente para revertirlo, pensé que comprarle unos chocolatitos eran la solución perfecta. Mientras iba en camino a la tienda, muchos pensamientos invadían mi cabeza, pero el más importante era, ¿cuánto tardaré en pagar si siempre hay sólo UNA caja abierta para pagar? Pues, estaba poniendo un pie en la tienda y esta criatura se puso en mi camino, me abrió sus brazos y me invitó a vivir una de las mejores experiencias del mundo. Yo como siempre me aprovecho de los buenos momentos, puse mi mano en su cara y le saqué un trocito para comérmelo y revivir una y otra vez su inigualable sabor. Después de eso, volteé… Y ESTABAN TODAS LAS CAJAS ABIERTAS»

Paco, 21 años.


3. Estaba paradito al lado de mi cama y esos «5 minutos más» realmente fueron 5, pero se sintieron como 45

«El reloj marcaba las 06:45 a.m, era hora de despertar y comenzar un nuevo día. Justo cuando le estaba pidiendo a Diosito que las clases se suspendieran para dormir todo el día, pensé en el delicioso aroma de este angel cuando le dí un mordisco una noche anterior y apareció para regalarme 5 minutitos más… que fueron efectivamente 5 porque no desperté 45 minutos más tarde como siempre pasaba… pero sí se sintieron igual de reponedores, por eso… GRACIAS.

Lupita, 23 años.


4. Estaba en el examen más difícil del año y me iluminó con el resultado de la pregunta 3

«Me había ido de fiesta y la verdad es que no estudié nada para el examen que tenía justo a las 8 de la mañana. Pedí tanto que la maestra no llegara para no hacerlo, pero nada de eso ocurrió. En unos cuántos segundos y sin darme cuenta tenía el examen sobre la mesa y yo no sabía absolutamente NADA. Estaba pensando en cómo salir corriendo sin que nadie lo notara, cuando a mi lado se sienta mi mejor amigo, con un ángel en sus manos y que con su mirada me dio todo el conocimiento necesario para resolver el ejercicio de la pregunta 3, el más difícil de todos. ¿Y saben qué? APROBÉ, todo gracias a este angelito caído del cielo. De ahí en más lo senté a mi lado porque se me antojó comerlo después. 

Samuel, 15 años.


5. Mi casa se ordenó como por arte de magia

«Mi madre había dejado una advertencia antes de salir, ‘quiero toda la casa limpia cuando esté de regreso, TODA‘. Y como las palabras de mamá para mí son ley, comencé primero por mi habitación, recogí dos papeles y me tendí en la cama con el celular… sin darme cuenta pasaron 4 horas mirando videos en YouTube hasta que noté que la hora de mi muerte se acercaba… mi mamá llegaría pronto. De pronto aparecieron todas mis amigas y entre ellas, un ángel, que me miró y con eso bastó para que yo entendiera que estaba aquí para ayudarme. En cuanto mis amigas y yo comíamos, el ángel me estaba tendiendo una mano, así que yo le arranqué una ala para saborear las cosas buenas de la vida. En menos de 15 minutos estaba todo limpio y ordenado. A los minutos después mi madre abrió la puerta y sólo salieron de su boca palabras lindas para este muchachita, o sea, yo. 

Karla, 17 años.

Aunque no lo creas, este ser celestial tiene nombre y ya varios han presenciado sus manifestaciones de poder, pero, ¿cómo lo han hecho? Pues probando y deleitándose con el inigualable sabor de Chizza, la nueva creación de KFC que viene a hacer de nuestros días unos muchísimos mejores. 

Así es cómo el ángel de la Chizza le ha estado cambiando la vida a casi todo el mundo con tan solo probar su increíble sabor, porque para suerte de nosotros, ya está de nuevo disponible en KFC y se pasea haciendo milagros por las calles de México. Y a ti, ¿aún no te visita para cambiarte la vida?