Cuando escuchamos que alguien dice que «todos los hombres son iguales» no podemos estar más de acuerdo con eso. Digan lo que digan, los hombres tenemos algo en el ADN que hace que cada día cambiemos para bien, nos adaptemos y evolucionamos a lo que se venga.

Sí, esa es la magia de los hombres que nadie puede negar.

Ya no somos los mismos de antes porque hoy nos convertimos en nuestra versión suprema. Aquí hay tan solo 5 señales que lo demuestran.

1. Somos divertidos y espontáneos

Podemos con cualquier cosa que se nos ponga enfrente, por más vueltas que dé la vida. ¿Planes, sorpresas, travesías? Sí, no hay problema, estamos listos para lo desconocido. Y si de humor hablamos, tenemos la dosis exacta para encantar.


2. No le tememos a nada

Wait! ¿Estás diciendo que nos atrevemos a lo que sea? Dalo por hecho. ¿Te suena familiar? Es porque no lo decimos nosotros, lo dice la experiencia que hemos acumulado por años. No nos rajamos.


3. Lo intentamos todo

Como sea, como venga, como esté… El mundo está a nuestros pies y llegamos a un punto en el que los obstáculos nos tienen sin cuidado. Hemos pasado por tantas vueltas que ahora queda seguir intentando para conseguir eso que queremos.


4. Somos resistentes

En cualquier sentido, por donde se le busque, lo que sea que preguntes. No se sabe cómo, pero es un don natural que hasta hoy ningún hombre ha podido esconder.


5. Las vueltas de la vida ya no nos asustan

Muchas cosas de la vida se definen y moldean en el camino pero solamente los hombres supremos sabemos cómo enfrentarlas. Y nos cuestionan si acaso creemos tener un superpoder o algo así, es evidente que al parecer sí.

Tienes claro lo que te define y sabes lo que quieres, por eso te recomendamos Schick Xtreme 3 Ultimate para enfrentar las vueltas que te da la vida. Cuenta con tres hojas flexibles y 50% más de banda lubricante que se adaptan a tu rostro, así como tú a los cambios inesperados que traen las vueltas de la vida.

¿Qué punto agregarías a esta lista?