#DaleSkip en una sola noche a los síntomas de las infecciones vaginales con Canesten V®.

Desde pequeñas, las mujeres hemos seguido fielmente esta regla no escrita de que es mejor no hablar de problemas íntimos. Sí, mejor no hablar de aquéllos que incluyen nuestra zona V. Pero esto nos ha hecho creer, falsamente, que muchas situaciones incómodas o molestas que nos ocurren son extrañas e inusuales y nos volvemos locas pensando: ¿¡qué nos está pasando?!

Bueno, spoiler alert: no es así. Es completamente normal que nos ocurran cosas que desconocemos y nos parezcan raras. Es por eso que aquí te dejamos 5 situaciones que, absolutamente, y esto está 100% garantizado, todas las mujeres podrían identificar. Todas, todas.

¡Empecemos!

1. La primera visita al ginecólogo y un vistazo al espéculo

¡Ay no! ¿Quién no sintió nervios en la primera visita? Si fue con tu mamá, entonces te entendemos. Ya sea para empezar un control de natalidad, por un chequeo normal o por el temido examen del Papanicolau. Sin embargo, esa primera visita, es el comienzo de una rutina que debemos mantener por siempre: ir al menos una vez al año, hacernos todos los exámenes necesarios —por más miedo que nos de— y comprobar que todo este más que bien allá abajo 😉


2. No estar segura de si nos quitamos el tampón o no

Cuando empezamos a contar mentalmente las horas y a dudar de nuestros propios recuerdos es porque sí, lo más probable es que se nos haya olvidado a qué hora pusimos el tampón, cuánto tiempo ha pasado e, incluso, ¡si es que lo sacamos!. Es que cuando ya es noche y estamos acostadas, más que listas para dormir, nos llega ese pensamiento a la cabeza que va más o menos así: “Espera, ¿quité el tampón?… Bah, sí, lo quité… ¿O no?… Sí, definitivamente lo hice. ¡¿LO HICE?!”. Finalmente, lo mejor es sacrificarse, salir de la cama e ir a checar si lo hicimos o no.


3. Buscar síntomas en internet y que todos terminen en embarazo

Aunque tengamos sólo un dolor de cabeza y algo de dolor en la espalda baja, nuestro amigo Google nos va a indicar que: o estamos embarazas o vamos a morir pronto. En serio, es que todos los síntomas llevan a un embarazo. Pero es normal, todas sufrimos un poco de ansiedad cuando sentimos algo fuera de lo común en nuestro cuerpo y queremos averiguar qué está pasando. En ese caso, es mejor hablar con otra mujer, ella probablemente pasó por lo mismo y te pueda aconsejar en esta cruzada. Sin embargo, la mejor recomendación es hacer una rápida llamada a tu médico o visitar uno por primera vez. Si bien todas las mujeres experimentamos las mismas situaciones, nuestros cuerpos sí son distintos.


4. Periodos antojadizos

El mejor mes del año es ese donde el periodo nos baja de lo más tranquilo, no hay dolores, el flujo es bajo, ni siquiera nos salió una sola espinilla. Pero el siguiente mes… A veces pareciera que nos escucha estar aliviadas y viene con todo. Tenemos que recurrir a todos los métodos existentes para sentirnos mejor y definitivamente no nos queremos levantar de la cama. Y luego el siguiente mes viene normal, desapercibido, con un poco de molestias. ¿Quién te entiende, periodo? Pero sí, es normal, todos los cuerpos reaccionan de manera distinta mes a mes. Aunque, ojo, si ves un cambio sustancial que persiste, lo mejor es que visites a un doctor, para salir de cualquier duda.


5. Creer que la picazón va a desaparecer de la nada

Muchas veces nos creemos invencibles y estamos seguras de que la mejor solución es ignorar esa picazón de allá abajo, esa que no para de molestar y que nos está costando un poco mantenernos sentadas con normalidad.  Sin embargo, la picazón, quemazón, irritación y molestias en general, son síntomas que experimentamos todas las mujeres y la mejor manera de hacerlos desaparecer rápidamente, es atenderlos apenas se manifiesten. Así que, no enloquezcas, esos síntomas también los vivió cualquier mujer que tengas cerca tuyo en este momento y tienen solución.

Si bien las cosas se pueden poner complicadas allá abajo, al menos ahora sabemos que no estamos solas. Lo importante es siempre preocuparnos de nosotras mismas una vez que la cosa se pone complicada. Muchas veces los síntomas que presentamos pueden significar una infección vaginal, algo que todas las mujeres somos propensas a vivir, al menos, una vez en nuestra vida. Y en ese caso, lo mejor es eliminarlo de raíz y volver a nuestra vida normal.

En esas situaciones, Canesten V® está contigo para un alivio eficaz de la infección vaginal y sus 6 síntomas principales: comezón, ardor, flujo, enrojecimiento, inflamación y dolor. Funciona desde la primera aplicación y 2 veces más rápido que los tratamientos orales #DaleSkip a complicarte, estamos juntas en esto. 


Permiso de Publicidad 213300201B0347. Consulte a su médico. Lea las instrucciones de uso.