Siempre supe que ayudar a mamá a ordenar la casa en algún momento de la vida sería recompensado. De hecho, ahora que pienso en lo mal que se le da a mi hermano usar el lavaplatos a sus 28 años, ¡sí 28!, más me convenzo.

Y es que hacer actividades del hogar desde pequeñines tiene tantas cosas buenas que querrás invitar a los niños por ejemplo, a entrar en la cocina mucho más seguido.

1. Su sentido de colaboración aumenta

Al dejarle una tarea, su capacidad de cooperación y colaboración aumenta, ya que lo estás haciendo parte de un equipo y lo impulsarás a esforzarse para hacerlo mucho mejor.


2. Se vuelve un niño más responsable

Cada vez las tareas del hogar se irán convirtiendo en un hábito para el niño, y sentirá un sentido de responsabilidad mayor en todos los ámbitos en los que se desenvuelva.


3. Y más independiente

Esto va de la mano con las responsabilidades también, y es que al aportar en los quehaceres del hogar permite que en un futuro pueda valerse por sí  mismo.


4. Se despierta su creatividad

Existen muchas maneras de potenciar la creatividad de un niño, y ayudar en el hogar permite que piense por sí mismo. Es importante que cuando se disponga a ayudarte, no lo frenes o corrijas.


5. La motivación en ellos aumenta

Con el paso del tiempo verá que las tareas designadas son divertidas, y las realizará con todo su empeño.

Por eso es importante que dejes que tus hijos crezcan, sean independientes, creativos y que exploren a través de los sentidos. Conviértete en su mejor guía mostrándoles enriquecedoras tareas del hogar y haz que se sienta seguro en la cocina.

Deja que aprenda de ti y que colabore en pequeñas actividades, por ejemplo a decorar los postres con crema Reddi Wiphecha con ingredientes naturales y perfecta para dar a tus preparaciones el intenso sabor que buscas.

Además, sus sabores Original y Chocolate aportan 15 calorías por porción, y el Fat Free aporta solo 5 calorías por porción. ¡Encuéntrala en Superama, Walmart supercenter y Sam’s!

Fuente