Por FOREO
La limpieza de tu rostro es un paso básico para lograr un cutis saludable, no es cuestión de edad o tipo de piel, un rostro saludable y bello requiere una rutina de cuidado diario.

Si no cuidas tu piel porque crees que no es necesario, ¡necesitas empezar ya! A partir de los 20 años, es la mejor etapa para comenzar a cuidar la piel del rostro, ya que después de los 25, la piel sufre una pequeña reducción de la hidratación natural. Además, hay cambios hormonales, disminución de estrógeno y aumento de testosterona y aunque tu piel parezca estar en su mejor momento, lo que sucede a partir de esta edad, determinará cómo te verás en el futuro.

Te damos algunos consejos con los que puedes comenzar a cuidar tu rostro de manera adecuada:

1. Protector solar todos los días

No sólo cuando el día está soleado, TODOS los días, porque además de protegerte de los daños que puedan provocar los rayos UV, el protector solar evita el envejecimiento de la piel y la aparición de manchas y arrugas. Incluso, si pasas todo el día dentro de una oficina o en la escuela, las pantallas de las computadoras o del celular, también impactan en tu piel, por lo que siempre debes de tenerla protegida.


2. Hidratantes con ingredientes esenciales

No importa el tipo de piel que tengas, siempre debes utilizar un hidratante para tu rostro. Si tienes piel grasa, debes buscar cremas de texturas ligeras y con ingredientes que te ayuden a contrarrestar la oleosidad de tu piel. Si tienes piel seca, debes buscar hidratantes que penetren a profundidad y nutran todas las capas de tu piel. Un ingrediente clave para todo tipo de piel es la vitamina C, ya que hidrata, da luminosidad, funciona como antioxidante y es excelente para quitar imperfecciones, por lo que al aplicar la vitamina C en tu rostro, lograrás tener una piel lisa, limpia y reluciente.


3. Limpieza a profundidad como parte de tu rutina diaria

Empezar a crear una rutina de limpieza es crucial. Asegúrate de lavar tu rostro al levantarte y antes de irte a dormir, es sumamente importante que eliminemos todos los residuos de maquillaje, incluso si no  te maquillaste, debes limpiarlo de los rastros de contaminación en él.

Los jabones en gel contienen ácido salicílico, un ingrediente activo especial para combatir las impurezas como el acné y puntos negros. Si tu piel es más sensible, puedes buscar limpiadores con ingredientes más suaves, como el coco y la miel. Una rutina de limpieza profunda es muy fácil de lograr, si utilizas un cepillo facial como el Luna Mini 2, ya que te ayudará a eliminar todas las impurezas de la piel y tendrás un cutis más radiante.


4. Exfoliar el rostro 1 vez a la semana

La exfoliación ayuda a mantener limpios tus poros, los cuales, si no se cuidan correctamente, se tapan por células muertas, creando abscesos de grasa. Además, la exfoliación hace que tu piel se renueve y consigue estimular nuestro sistema linfático para así liberar toxinas que permanecen en nuestro rostro. Si tienes piel sensible, la exfoliación debe ser con un agente muy ligero que no sea agresivo con tu rostro; si tu piel es grasa, se recomienda que busques exfoliantes con ingredientes astringentes que ayuden a eliminar la grasa, como el nopal.


5. Mascarillas faciales

Consiéntete, limpia e hidrata tus poros. La función de cada mascarilla facial puede variar, pero te recomendamos que utilices al menos 1 vez por semana una mascarilla hidratante para que tu rostro se renueve y se nutra a profundidad. Puedes tener una pequeña sesión de spa para resetear tu rostro.


6. Dulces, y muy necesarios, sueños

Durante la noche, nuestra piel se regenera con más intensidad. La piel restaura su vitalidad, combate la aparición de arrugas y se vuelve más receptiva a los tratamientos, por lo que es el momento perfecto para cuidar de ella y sacar más partido de esta renovación. Recuerda que una buena noche de sueño significa dormir de 6 a 8 horas.

¡Es hora de comenzar a preocuparse por el cuidado facial!

No toma mucho tiempo conseguir una piel sana y radiante. El primer paso para lograrlo, es priorizar siempre una limpieza a profundidad con un cepillo de limpieza facial que minimice la aparición de imperfecciones y el envejecimiento de la piel. Conoce más sobre LUNA Mini 2 de FOREO, la perfecta evolución de tu rutina de belleza y justo lo que necesitas para disfrutar de una piel luminosa y natural.