Si eres una persona futbolera de corazón, no nos dejarás mentir y estarás de acuerdo con que nada es más genial que reunirte con tus amigos para ver un partido de fútbol… a menos que sea en un estadio, porque eso sí que no tiene comparativa.

Es bien padre apoyar a tu equipo desde al alma, más si lo haces a tan sólo metros de distancia.

Hicimos esta lista de diferencias de ver el futbol en la casa VS verlos en vivo y, aunque te puedan parecer obvias, no lo son tanto. ¿Estás de acuerdo con ellas?

1. La porra

Puedes gritar a todo pulmón si estás en el público porque si intentas dar esos mismos gritos en tu casa, no faltará el vecino incómodo que te mande a callar toda la boca.


2. Comida deliciosa

Menú en tu casa: papitas, cacahuates, chicharrones, salchichas, unas carnes tal vez, cervezas, refrescos.

Menú de estadio: todas las anteriores más los puestos de tacos y jochos más exquisitos que hayas probado en toda, toda, toda tu vida.


3. La pasión

Si estás en tu casa, tu fanatismo no va más allá de ponerte un cinto en la cabeza y la playera de tu equipo. En cambio, si vas al estadio te pintas la carita, llevas una bandera, te pones peluca, el uniforme de tu jugador favorito y hasta un escapulario te cuelgas para que gane tu equipo.


4. Tu playera

En tu casa corres el riesgo de que la camiseta de tu equipo esté en el fondo de la ropa sucia, cosa que jamás te pasará en el estadio porque allá hasta podrás lucir la playera que todavía no sale al mercado. Eso se llama poder.


5. Hacer la ola

Intenta animar a tus amigos a que hagan la ola estando en tu casa. «¡Nel!» será la única respuesta. Por eso mejor ve al estadio y sé parte de la ola más espectacular que hayas vivido.


6. Los gritos a gol

Piénsalo así: si lo ves desde tu casa, todo el tiempo estarás gritándole a una pantalla, lo cual es ridículo pensando fría y objetivamente. Si vas al estadio gritarás con provecho cada uno de los goles que demuestran por qué ese es tu equipo.

Definitivamente no hay como la emoción de vivir al máximo la algarabía de ver un partido en vivo.