Como líderes en el mercado de las transacciones, nos especializamos en hacerle la vida más fácil a nuestros clientes. Ofrecemos la forma más fácil, rápida y segura de pagar por Internet.

Tú y yo podemos estar en desacuerdo en muchas cosas… en si prefieres al Colo o la U, Oasis o Blur, o Tangananica o Tangananá, por ejemplo. Pero existe algo en que podría apostar mi vida a que sí coincidimos, y eso es que…

odiamos ir a pagar cuentas.

Y aunque el origen de esa sensación comienza con el “PAGAR”, el tener que pararse de la cama, salir al mundo real con ocho millones de grados celsius de temperatura, y hacer una fila tan larga como Jesús de Nazareth, es lo que nos causa aún más rechazo.

Pero, ¿qué pasaría si te dijera que existen otras maneras de poder pagar tus cuentas, sin necesariamente ir y pagar tus cuentas?

¿No crees que sería increíble, perfecto, hermoso, bacán y cachilupi?

Entonces, sin más “blablablás”, te contaré justo ahora cuáles son esas maneras:

1. Amaestrar a una paloma

Y transformarla en una paloma paga cuentas.


2. Comunicarte telepáticamente con el cajero

Decirle: “Págame las cuentas, págame las cuentas”, hartas veces hasta que funcione.


3. Pagar en carne

Abastero, huachalomo, punta picana… da lo mismo. Una carne siempre es bien recibida.


4. Hacer un tubo de tu casa a la caja y mandar la plata por ahí

Igualito a esos que ocupan en los súper, ¿los has visto?


5. No gastar en nada y pagar $0

¿Se podrá pagar $0?, ¿0 es un número?, ¿hay vida después de la muerte?


6. Amenazar a la plata para que vaya sola

“O vas o te quemo, ¿oíste?”

Así podríamos seguir por toda la eternidad contándote miles y miles de otras formas, pero ninguna supera a esta:

Pagar tus cuentas a través de la  App Servipag Móvil. ¿Por qué? Porque simplemente la descargas, ingresas a tu cuenta… y ¡voilà!, pagas todo.

Más simple, imposible.