¿Te ha pasado que hay historias que te mantienen atento durante toda la trama, y al final terminan siendo un cliché sin sentido?

Al parecer no eres el único.

Y es que hasta canciones han nacido a partir de todas las expectativas que depositamos en los finales de las historias… de nuestras historias. Y es que por alguna razón estamos siempre buscando un final feliz, un aprendizaje o una resolución, pero eso nos impide ver que en realidad, lo más importante de nuestras historias, es la trama.

Y para que nos creas, te lo diremos a través de 6 realidades:

1. Nunca dejas de aprender

Es mentira que podemos aprender una lección y solucionar el resto de nuestra vida para siempre. No, la gente jamás deja de aprender, y las lecciones que probablemente aprendas para el final de algo, será para comenzar otra cosa totalmente nueva. Una nueva historia.


2. Obtener algo sólo te hace querer más cosas

Si te fijas, en las historias cada final te deja la sensación de que las cosas que el protagonista adquirió son exactamente las que él quería y con eso queda satisfecho. En realidad, lo mejor de las historias es lo que haces para conseguir lo que quieres, y cómo es que luego de tener algo te das cuenta de que vas por más.


3. Los malos no desaparecen

Siempre habrá gente intentando boicotear tus objetivos, queriendo verte perder, eso será así siempre. No pienses que eliminando un enemigo tu vida estará en paz y todo tendrá un fin; lo bueno de superar obstáculos es plantearse nuevos desafíos, así que tampoco está tan mal que te pongan un poco a prueba.


4. Las cosas emocionantes pasan en el camino

La trama de tu vida es lo que te da las ganas de seguir levantándote día a día. Los finales solo son un descanso a los altos y bajos por los que -sí o sí- pasarás a lo largo de tu vida, y en serio no querrás perdértelos. Y es que no podrás nunca saborear el dulce si no has probado el amargo.


5. Mientras no haya un final claro, todo puede cambiar

Lo mejor de todas las historias es que durante la trama pueden pasar tantas cosas, que pueden ir alterando el final original que estaba planeado. Mientras el final no llegue, siempre habrá formas de cambiarlo.


6. Puede haber más de un héroe o heroína

Los finales te dan esa insípida sensación de que nadie más que un héroe pudo conseguir lo que logró. Mientras la trama te da las posibilidades de ser tu propio héroe, y de darle o quitarle el título de héroe a quien sea.

Las historias no deberían tener final, las historias deberían ser como la vida, porque la vida nunca termina.

Como le pasó al bailarín Isaac Hernández, quien decidió darlo todo por lo que quería y hoy ha conquistado los más grandes escenarios. Si ese es tu espíritu, entonces este es tu momento de hacer las cosas y de crear lo que venga.

No olvides que tu camino es hoy, y así como tú, muchos otros son parte de este movimiento impulsado por Johnnie Walker, que te invita a seguir progresando, y que de hecho estuvo presente en el Visual Art Week, de la mano de Tupac Martir en la intervención del edifico Torre Reforma, la cual fue hecha para celebrar el progreso.

#KeepWalking.