Por Subway
Este período de cuarentena, #SubwayEnvía.

¿Quién nunca se enojó con un jugador que cometió un error grave? Todos lo hemos hecho alguna vez, porque el fútbol americano siempre ha tenido una legión de fanáticos apasionados, que ríen y lloran por lo que pasan en la cancha. Y, justamente por ser tan aficionados, también desarrollan hábitos, rituales y cábalas que no pueden faltar para que tu equipo gane.

Estos son algunos de ellos… ¿cuántos sigues tú?

1. La prenda de la suerte.


No importa si es un partido amistoso o si es el Super Bowl, si es el calcetín izquierdo o unos calzones sagrados que sólo usas para los partidos: la prenda de la suerte no puede faltar.


2. Vigilar los controles remotos.


Nunca falta la persona que quiere cambiar de canal porque solo quiere ver el mundo arder en el caos. Por eso, siempre hay que certificar que NADIE se atreva a cometer el CRIMEN de apagar el televisor durante ese momento casi inmaculado.


3. Jugar a ser entrenador.


Cuando estás frente al televisor, el jugador en la cancha no te escucha. Pero no importa. Tú gritas, le dices a fulano que pase el balón, le gritas a otro que le dé un tackle a su rival. Es parte de la magia del momento.


4. La camiseta con valor sentimental.


Tampoco puede faltar esa camiseta más vieja que tu abuela, la que guardas como si fuera un tesoro preciado. ¡Vístela, súdala y celebra con ella! Pero cuidado con que un amigo la destruya, ¿eh?


5. El chivo expiatorio.


Tu equipo favorito siempre tiene ese jugador estrella al cual tú y todos tus amigos adoran… pero también existe también ese jugador más malo que la maldad misma. Y jamás falta el enojo cuando se equivoca… UNA VEZ MÁS.


6. Los amigos y la comida.


Ver un partido de fútbol americano solito es más triste que beber agua en un bar. Por eso, los amigos y una buena comida para compartir en el entretiempo son una necesidad.

El fútbol americano siempre es un motivo perfecto para juntarte con amigos, y también para compartir con ellos las nuevas y deliciosas Charolas de Subway.

Y es que cada Charola cuenta con 5 Subs de 30 centímetros cortados en 3 trozos, ¡perfecto para compartir con muchos amigos a la vez! Ve a Subway, ordénalas y descubre por qué es el ritual más rico para ver fútbol americano.