Imagínate estando en un bar y que todos con los que están compartiendo piden vino. Lo que el mundo esperaría es que te unas a ellos, pero eres valiente y osado al mismo tiempo, por eso, aunque vayas a contracorriente, pides siempre una cerveza fría, dorada, espumosa y exquisita. ¡Qué antojo!

Adoras tanto la cerveza que jamás, nunca, le dices que no.

En ti solamente hay decisión y cosas claras, y una de ellas es que quieres tomar cerveza por sobre todas las cosas. Revisa la lista a continuación y dinos con qué situaciones te identificas.

1. La pasas bien incluso brindando con tu peor enemigo

Porque un “salud” no se le niega a nadie.


2. En tu bar favorito ya te conocen y te sirven este jarabe de oro

Porque saben cuál vas a pedir, ya que siempre tomas la misma cerveza. ¡Deleitante!


3. Es tu mayor aliada cuando el calor no te deja seguir

Si sientas desfallecer, toma este néctar de los dioses y automáticamente te encenderás. comprobado.


4. Cerveza para toda ocasión

Contigo no va eso de dar vino, chocolates o flores para felicitar o agradecer; cerveza es la respuesta.


5. Si estás de visita en un lugar, tu obligación es probar la cerveza local

“A donde fueres haz lo que vieres”, ya lo dijo alguien inteligente y cervecero alguna vez.


5. Te ofendes cuando alguien te pregunta si quieres una cerveza

¡Claro que quiero! Esas cosas no se preguntan, se hacen.


6. Y no puedes creer cada vez que alguien dice: “no gracias, no me gusta la cerveza”

¿Qué eres?, ¿Qué quieres de este mundo?

Cerveza Aguila no quiere que te lamentes cuando tu bebida se termine, por eso te ofrece su nuevo tamaño agrandado en latas con 7% más de extra contenido por el mismo precio.

¡Salud! Destápate con cerveza Aguila.