Por ACNUR
La agencia de la ONU para proteger y salvaguardar los derechos de los refugiados.

Imagina tener que huir por tu vida de manera urgente y sin planear absolutamente nada. Ahora imagina despertar en otro país y empezar desde cero: sin dinero, sin documentos, sin amigos, sin comida, sin vivienda. Y en el peor de los casos, sin tus hijos, padres y familia.

Lo anterior ocurre a diario ya que, durante los últimos años, un considerable número de personas ha tenido que huir de su país de origen debido a los riesgos que han persistido en él.

Cada dos segundos una persona se ve forzada a huir. Diariamente 44,400 personas tienen que abandonar sus hogares. 25.4 millones de refugiados, el equivalente a la población actual de CDMX, Jalisco y Nuevo León juntas, han cruzado fronteras y dejado sus países atrás. Niños, niñas, hombres y mujeres huyen de la violencia y la persecución buscando un lugar seguro;  personas que pagan el precio de un mundo en conflicto y que tienen sus minutos contados.

No se trata de un asunto de elección, sino de sobrevivencia.

La cantidad de refugiados en el mundo ha aumentado de manera importante desde la década de los 80, siendo los últimos años de mayor flujo. Hicimos una lista con razones suficientes para tenderles la mano desde México. Te invitamos a leerla.

1. Su vida tiene los minutos contados

Abandonar su país ha sido la única salida para protegerse de las terribles e indignantes condiciones de vida; familias completas se ven forzadas a escapar para salvaguardarse. Conseguir alimento y medicina se vuelve todo un desafío y es prácticamente imposible.

Conforme aumenta el número de personas que se ven obligadas a salir, son más las necesidades que hay que cubrir.

Fuente

2. Pandillas, amenazas y violencia

Miles de familias viven envueltas en un ambiente de violencia, crímenes, amenazas y homicidios a toda hora y en todo lugar.

La población en general es extorsionada diariamente, una práctica ilegal que se vive día a día. Si se niegan a  cumplir las exigencias de los extorsionadores, reciben amenazas de muerte, siendo devastador el final en algunos casos.

Fuente

3. Reclutamiento forzoso de niños y jóvenes

Numerosas familias se ven obligadas a separarse de sus hijos adolescentes porque no hay otra salida más que forzarlos a salir de su país a pesar de todos los peligros que eso implica, ya que nada garantiza su sobrevivencia. De esa forma evitan que sean “reclutados” por pandillas. Si los seleccionan, no hay manera de que puedan escapar; el resto de la familia que se queda, corre un alto riesgo de ser objeto de venganzas, violencia sexual, explotación y detención.

Esta es la razón por la que muchos niños y adolescentes llegan absolutamente solos a países desconocidos, sin familia, sin amigos, sin nadie;  únicamente con el temor y la incertidumbre de lo que pueda pasar en su vida a partir de ese momento.

Fuente

4. Rechazo a grupos vulnerables

Las personas que pertenecen a grupos vulnerables como LGBTI, afrodescendientes, mujeres e indígenas, a diario sufren de discriminación, persecución y violencia física o verbal. Esto provoca que busquen asilo en otra tierra ya que reciben amenazas de muerte. Sin embargo, un gran número de personas sigue sufriendo en silencio. Dada la gravedad de las amenazas que reciben y que atentan directamente contra su vida, la única forma de sobrevivir es huir precipitadamente sin tener la oportunidad de elegir su camino.

Fuente

5. La guerra

Una de las cosas más devastadoras es exactamente lo que está sucediendo en Siria: 7 años de guerra y los ataques continúan. Más de la mitad de la población siria se ha visto obligada a abandonar sus hogares para buscar un lugar seguro. Más de 2 millones de sirios han muerto o resultado heridos y cerca de 24,000 fallecidos eran niños.

“Si tenías suerte, te daba tiempo de hacer una maleta. Si no, sencillamente lo dejabas todo y echabas a correr”.

La realidad es que habrá crisis de refugiados mientras haya guerras. Y pueden pasar años hasta que los refugiados puedan regresar a sus hogares de manera segura.

Fuente

6. Los niños

Ellos representan más de la mitad de los refugiados del mundo. Inevitablemente crecerán lejos de casa, incluso separados de mamá, de papá y de sus hermanos.

Si no huyen de su país, aún siendo niños son testigos de violencia, guerra y muertes. Además, viven el exilio en carne propia y corren el riesgo de ser víctimas de abusos, abandono, violencia, explotación o tráfico de menores. Están expuestos a situaciones que ningún niño y ningún ser humano merecen vivir.

Fuente

7. No son reconocidos por ningún país

Se les llama apátridas a las personas que no son reconocidas como ciudadanos por ningún país, por lo tanto no tienen acceso a la protección legal o internacional, ni a los derechos básicos como atención médica, educación y vivienda.

Al no poder ver sus derechos humanos garantizados, se ven obligados a enfrentar una vida llena de obstáculos y decepciones de toda índole. Es una injusticia que debe ser eliminada de una vez por todas, ya que las personas alrededor del mundo deben tener garantizados sus derechos básicos.

Fuente

Los refugiados necesitan de tu apoyo. Únete a la labor del ACNUR, la agencia de la ONU que protege a quienes se ven obligados a dejar su país. Tu donación es importante para los niños, madres, padres y familias obligadas a huir. Tu aportación es el primer paso para una vida mejor.

Los refugiados han tenido que pasar tragos amargos y han quedado sin otra opción que huir de su tierra y dejarlo todo. Los niños crecen con la idea de que en la vida hay sólo entornos hostiles y de violencia y ven normal que tengan que enfrentarse a eso día con día. Ellos no conocen a su país con paz pero juntos podemos donar y ayudarlos a empezar una vida mejor.  Así podrán crecer a salvo, superar el pasado y tener un lugar mejor para vivir.

En tus manos está ser parte del proyecto del ACNUR y hacer una diferencia en el futuro de quienes hoy tienen los sueños rotos. Gracias a ti podrán volver a creer que salir adelante es posible. Mostremos a los refugiados la solidaridad que nos caracteriza como país.

Es momento de actuar y de dejar claro que en México estamos a favor de la protección de los derechos de las personas en situaciones vulnerables.

Hoy te necesitan más que nunca. Dona aquí.