Abrázalo y cuida su delicada piel con lo mejor de Huggies para tu recién nacido.


Mi bebé estaba a punto de llegar y eso era motivo suficiente para que mi corazón estuviera llenito de amor. Me sentía muy ansiosa, eso sí, pero al pensar que sólo faltaban unos días para que mi Javiera naciera, todas mis emociones se conectaban y me hacían sentir sumamente feliz.

El más lindo recuerdo que tengo del día de su nacimiento fue cuando la abracé por primera vez.

En el minuto de sentir a Javiera tan cerca de mí, toda mi vida tomó sentido. Sé que hay algunos beneficios que están comprobados científicamente, pero fueron otras cosas las que funcionaron conmigo y con mi bebé. Como la abrazo todo el tiempo, sin querer descubrí que estaba llevándome importantes lecciones. Acá comparto algunas de ellas.

1. Aprendí que abrazarlos es una buena forma de hacerles saber que estás allí

Los bebés lloran porque tienen hambre, sueño o porque sienten dolor. Pero también lloran para pedir afecto, así que aprendí que abrazarlos es una buena forma de hacerte sentir presente.


2. Supe que de mí depende que se sienta protegido y seguro

Abrazo a mi Javiera desde que nació y supe que esto le da la confianza de saber que estando conmigo, nada malo puede pasarle. Quiero que sepa que todo estará bien si está entre mis brazos.


3. Noté que su autoestima aumenta con el amor que le doy

Un bebé amado desde antes de nacer, se convierte en un niño que sabe cuán querido es. Aprendí que los  abrazos le transmiten apoyo, cariño y afecto, lo cuál provocará que sienta confianza bajo cualquier situación.


4. Me alegré cuando creció nuestro vínculo mamá-bebé

Los abrazos le hacen saber a mi bebé que tengo mucho amor para darle. Ellos se sienten bien cuando los abrazas y si lo haces con frecuencia, se podría generar una conexión única con lazos inquebrantables que sólo ustedes entenderán. ¡Te lo dice una mamá enamorada!


5. Con mis abrazos puedo ayudarlo a dormir mejor

dormir asi toda la vida❤

A post shared by Paula (@chavespauok) on

A veces el llanto es más poderoso que el sueño, por eso es importante que sepas que tus abrazos pueden ser el mejor remedio para cuando tu pequeño bebé no pueda dormir. Con mi Javi funciona. Esto es porque el amor de mamá les ayuda a relajarse y a tranquilizarse.


6. Me di cuenta que es muy fácil alejar las penas y los llantos

Sé que si mi Javiera se siente querida desde bebé, indiscutiblemente crecerá siendo feliz. Por eso la abrazo mucho para darle al alegrías y alejar las penas.


7. Aprendí que abrazar a mi bebé puede aliviarle malestares

Lo que hago con mi Javi es abrazarla después de comer para que saque todo el aire que haya respirado. Esa es mi excusa perfecta para abrazarla y darle golpecitos para evitar que le den cólicos después de tomar la mamadera.


8. Una última lección aprendida: su humor mejora

¡Y el mío también! La verdad es que cada vez que le doy abrazos noto que se tranquiliza casi inmediatamente y al mismo tiempo yo me siento alegre porque ella está en paz. Cuando nos abrazamos, las dos nos ponemos de buenas.

 

Son numerosas las lecciones que aprendí abrazando a mi bebé.

El primer abrazo es el momento más importante para todas las mamás. Incluso desde antes de que el bebé nazca, es importante transmitirle el amor que va dentro de un abrazo maternal.

Su pañal es como un segundo abrazo para tu bebé. Elige uno que lo haga sentir como lo harías tú, mamá. Huggies Natural Care Primeros 100 Días está contigo desde el primer abrazo y comprende todos esos sentimientos que experimentaste al mirarlo y abrazarlo por primera vez.

Un abrazo puede cambiar la vida de tu bebé: impulsa su sistema inmune y lo protege de enfermedades.

Abraza a tu bebé desde el primer instante.