Por

Los accidentes están a la orden del día, pasan en todos lados y llegan sin previo aviso, por eso es accidente 🙄, ¿no? Suceden en la casa, en la escuela, en la calle, en el trabajo… de verdad que nadie está libre de ellos.

Y hay bastantes historias que han pasado en el trabajo.

Por eso le preguntamos a la gente cuál ha sido el accidente laboral más tonto que han tenido y nos reímos tanto que es injusto que no compartamos sus historias con nuestra querida audiencia. Acá se los dejamos.

1. El repartidor de pizzas

Ese domingo iba a jugar mi equipo y yo quería ver el partido pero tenía que hacer la última entrega de ese día. Hice todo cortito para llegar a mi casa pronto. Estaba tan distraído que cuando salí del local con la pizza, no la aseguré bien. Cuando llegué a la dirección no llevaba ninguna pizza porque se me cayó en la calle y no me di ni cuenta. No me quedó otra más que pedir disculpas a nombre de la empresa e inventar que viajé hasta su casa sólo para avisar que su pizza no llegaría a tiempo.

Samuel, 22.

Fuente

2. La diseñadora gráfica

Un día que iba a almorzar con mis compañeras de trabajo, me levanté de mi escritorio y se me olvidó que tenía los audífonos puestos, arrastré el computador, golpeó un florero y cayó sobre la computadora de mi jefe directo. El desastre que dejé no fue nada comparado con la vergüenza que sentía. Y peor, el agua del jarrón mojó unos documentos que mejor no quise ni preguntar qué es lo que eran.

Isabel, 27.


3. El obrero

Estábamos pavimentando una vereda en Ñuñoa y yo era el encargado de inspeccionar que no hubiera algún desperfecto. Era la primera vez que estaba a cargo y no había ningún problema hasta que todo se descontroló. Una perrita se acercó muy amistosa para que la acariciara pero cuando me di cuenta sus cachorritos estaban correteando en el cemento fresco. No me quedó de otra más que dejarlos jugar. Ahora esa vereda está adornada con huellitas.

Fernando, 29.


4. La enfermera

Este accidente es muy vergonzoso: estaba haciendo reportes una noche que me tocó guardia nocturna. Eran como las 3 de la mañana y todo estaba muy tranquilo, silencioso. De pronto escuché susurros en la entrada de la sala donde yo estaba. Eran dos de mis compañeros que estaban muy acarameladitos. Me dio tanta vergüenza que me quedé allí sin hacer ruido porque no quería que supieran que los pillé con las manos en la masa. ¡Qué bochorno!

Laura, 38.


5. La periodista

Me había preparado por más de un mes para entrevistar al alcalde de mi comuna, quien había accedido a recibir en su oficina solamente a 6 periodistas. Me sentía más que lista para el momento así que bajé del auto con mi material y el “accidente” lo tuve en ese instante: un pájaro dejó su sorpresa en mi blazer. Traté de esconder la evidencia pero nada funcionó. Estoy segura que en la entrevista el alcalde estuvo más atento a la mancha que a las preguntas que le hice.

Catalina, 43.


6. El electricista

Mis vecinos me pidieron que les cambiara la lámpara del living. Estaba sobre una silla y en eso llegó su perrito, que tiene como 8 meses y es muy juguetón. El cachorro no tuvo mejor idea que jugar con mis cordones, después empezó a olfatear mi pantalón y luego los tiró tan fuerte que me los bajó. Todos se reían mientras yo estaba con el poto al aire. La lección que aprendí es que siempre hay que llevar bóxers bonitos.

Fabián, 28.


7. El agricultor

Hubo una época que coseché zanahorias muy grandes, así que dedicaba horas a recolectarlas. Ponía canastas en distintos puntos del campo para clasificarlas por tamaño pero un conejo hizo de las suyas. Cuando fui a recoger la última canasta, este salió arrancando porque sabía su pecado:  había mordisqueado casi todas las zanahorias. ¿Por qué no se comió una sola? ¿Acaso no sabe que todas tienen el mismo sabor?

Juan, 46.

Por suerte para todos, los otros accidentes laborales cuentan con la protección de las mutualidades ACHS (Asociación Chilena de Seguridad), IST (Instituto de Seguridad del Trabajo) y Mutual de Seguridad, porque no hay nada que importe más que tu bienestar mientras trabajas y para eso, las mutualidades están comprometidas a protegerte de los accidentes que no son tan ridículos ni absurdos.

Conoce todas las prestaciones y cobertura con la que cuentas dando click aquí, así como también cuáles son las compensaciones económicas que te corresponden por el hecho de ser un trabajador protegido por una mutualidad.