Prueba Milka, el chocolate con leche de los Alpes y deja claro que #LaTernuraVieneDeAdentro.

Muchas personas son capaces de expresar al 100% sus emociones, no se limitan cuando tienen que demostrar lo que sienten o lo que piensan. Ellos nos dan una gran lección sobre soltura, que muchos envidiamos.

Por el contrario, están las personas reservadas, que nunca han sido buenas expresando sus sentimientos, y que se traban cada vez que hablan. No saben abrazar ni ser tan tiernos, y no porque no lo sientan, sino porque realmente es un desafío aprender a demostrar cosas. 

En esta última categoría entramos el 90% del resto de las personas. Es tanta nuestra ansiedad por revelar nuestros sentimientos, que a veces nos vemos incluso torpes, lo que termina en una extraña demostración que muchos recordarán por siempre como la peor muestra de ternura del mundo.

Sin embargo, tranquilos, que también hay una solución para esto, como para todo en la vida. Y es que descubrimos que todo eso que no sabemos decir con palabras, lo podemos demostrar con un chocolate:

1. Pedir perdón

Hay personas a las que les cuesta doblegarse y pedir disculpas. Más fácil para ellos es regalar una tierna barrita de chocolate. No tienen idea cómo cambia la cara de la persona que -probablemente- está enojada.


2. Decir “te quiero”

Porque estamos conscientes de que a veces las palabras no fluyen, y no perdemos nada con intentar decir lo mismo, pero con un chocolatito, y será igual de lindo.


3. Felicitar a alguien

Muchos abrazan, otros dicen fácilmente “te felicito”, y otros -como yo-, felicitamos con un festín de chocolate. Nada puede decir “felicitaciones” mejor que un chocolate.


4. Para consolar

¡Obvio que es la mejor opción! Las personas que dicen “no estés triste” creen que uno va a mejorar porque te dicen eso, y es absurdo. Peeero, si en vez de decir estas tres palabras, extiendes la mano y das un chocolate, habrás dicho lo mismo, y además habrás solucionado el problema (porque no hay nada en esta vida que no mejore con chocolate, es un hecho).


5. Para decir “no quiero discutir”

A veces estamos hartos de pelear sin ningún sentido, pero decir que no queremos discutir solo hace que la discusión se agrande -extrañamente, nadie sabe por qué-. Reemplaza esto por un chocolate y voilá: en dos minutos habrás sacado el lado más tierno de la otra persona.


6. Para pedir disculpas por llegar atrasado

Probablemente no lo olvidarán, pero será mucho mejor que estar excusándote. Si reemplazas esta frase por un chocolate, ablandarás el corazón de tu jefe en un minuto.


7. Para decir “no te conozco tanto y no sabía que regalarte”

De hecho, el chocolate habla por si solo en cualquier cumpleaños de algún desconocido. Es el mejor regalo, y el más tierno quizás.


8. Y un clásico: para decir “olvídate de la dieta”

Bueno, muchas amigas nos odiarían por hacer esto, pero porque saben que en el fondo las hace sentir increíblemente bien. Así que nos amarían igual, por eso aceptarían el chocolate y se convertirían en osos.

Entonces, acabamos de demostrar que el chocolate sirve para reemplazar esas frases complicadas que a veces no queremos -ni podemos- decir. Esto es básicamente porque sabemos que un trocito de chocolate puede sacar el lado más tierno de cualquier persona, y hacerla sucumbir a nuestros encantos (bueno, al del chocolate, pero la idea fue nuestra).

Aunque tienes que estar atento, porque no cualquier chocolate logra esto. Un chocolate que logra entregar y transmitir lo mejor de ti es Milka, porque Milka encarna la pureza de los Alpes, haciendo vivir un verdadero Milka Melt Moment.

¿A quién le cambiarás el día con un Milka?