Después de ser obligado a manejar para el jefe de la mafia, Baby encuentra una oportunidad para salir de ese mundo y salir limpio.

Salir de casa y emprender el viaje que te llevará a la universidad, escuela o trabajo es mucho más fácil si es acompañado de buena música, eso todos lo sabemos. Y es que las canciones y sus pegajosas melodías contagian a cualquiera. Pero, como en la vida no todo es color de rosa, siempre, pero siempre vas a tener que enfrentarte a cosas que no resultan como quieres, y eso pasa porque la música existe.

No permitiremos que nos llamen exagerados; pero para nosotros la música es el camino hacia la transformación. Porque lo creas o no, la música a veces es la responsable de muchos de los actos que haces. Por eso, enumeramos aquí 8 veces en las que la música tuvo un efecto tan fuerte sobre ti, que te transformó en alguien más:

1. Juraste que no volverías a hablarle a ese chico

Entonces pusieron “I will always love you” de Whitney Houston en la fiesta en la que te lo encontraste, y simplemente corriste a sus brazos. 


2. Olvidaste tus audífonos en casa y la concentración y tú se volvieron completos enemigos

Los audífonos son la puerta al cielo de la concentración, sin música las ideas no fluyen. Pasaste de ser Einstein a Homero Simpson.


3. Pusiste un buen rock mientras conducías y ¡pum!, te transformaste en piloto de fórmula 1

Acéptalo… y eso que solo ibas a buscar a tu hermanita a la escuela.


4. Apenas podías hacer un abdominal y pusiste “Eye of the Tiger” a todo volumen

Simplemente te creíste capaz de todo…


5. Estabas muy triste, pero creíste no haber llorado lo suficiente

Entonces fuiste a tu lista de reproducción que se llama “Me quiero morir”, y ahí sí que literalmente quisiste morir.


6. La vida realmente se transformó en una pasarela

Caminabas cabizbajo, entonces te pusiste los audífonos… y tu yo verdadero salió a flote y creíste estar en America’s Next Top Model.


7. Y cuando hiciste todo mal…

Entonces pusiste las canciones más esperanzadoras de la vida, para sentir que Dios aún te quería, y lo lograste.


8. La ducha se transformó en tu escenario

Estabas sumido en la melancolía, entonces comenzaron a sonar las Spice Girls… y terminaste así.

Porque aceptémoslo, la música es capaz de transformarnos completamente. Y es que el poder de la música está en todo, absolutamente todo lo que hacemos.

El mejor ejemplo de esto es Baby, un talentoso conductor de autos que trabaja junto a un grupo de criminales para escapes de atracos. Para hacer su trabajo, Baby depende del ritmo de su banda sonora personal, por eso nunca se quita los audífonos, y vincula sus acciones con lo que está sonando en sus oídos, igual que muchos de nosotros.

Porque la música está presente hasta en las decisiones más arriesgadas de nuestra vida, y Baby bien lo sabe.

No te pierdas el esperado estreno de Baby: El Aprendiz del Crimen este 10 de agosto de 2017.

¡Te mostramos el trailer para que comiences a cantar más que a decir!