Nos pasamos la vida escuchando qué tenemos que hacer, cómo tenemos que hacerlo, por qué… Nos separan en grupos y nos dicen con quién podemos ir y con quién no. Del mismo modo, desde que nacemos, nos dicen cómo hacer las cosas según nuestro sexo. Pero eso está cambiando. Se acabaron las diferencias y los «tú no que eres niño» «tú no que eres niña».

Y hay que empezar por hacer de los objetos, elementos unisex, que se pueden usar indistintamente.

Aquí tienes una lista de cosas que siempre tendrían que haber sido unisex:

1. Todos y cada uno de los juguetes

Si eras niño, no podías jugar con muñecas… Si eras niña, no podías jugar con coches… ¡Qué tontería!


2. Por supuesto: Los colegios

¡Con lo divertido que era jugar en el colegio con niños y niñas!


3. Y la ropa, ¿por qué no?

¡Qué cómodos que estaríamos los chicos con faldas!


4. Los bolsos deberían ser unisex… ¡Los hombres los adoramos!

 ¿Una bolsa donde poder llevar todo sin inundar tus bolsillos hasta casi no poder caminar? ¡Perfecto!


5. ¿Qué extraña magia hace que exista champú para hombres y para mujeres?

¿No sería más normal diferenciarlo por el tipo de pelo?


6. Resulta que el desodorante también tiene versión para cada sexo…

Siempre que necesito desodorante y alguna amiga me lo deja siento que pierdo mi masculinidad porque pone «woman».


7. ¿Y qué opináis de que haya baños para hombres y baños para mujeres?

¡El futuro son los baños unisex!


8. Ah si, las peluquerías también distinguen entre sexos…

Eso si… sea unisex o no, siempre te cortarán de más…


9. Hasta los bolsillos de los jeans, ¿por qué son tan pequeños los de jeans de mujer?

¡No entra ni medio celular!

Es todo real, ¿verdad?

¡Bienvenidos a un mundo global en el que no importa quién eres! ¡Importas TÚ! Porque el mundo es para todos, Calvin Klein te trae su fragancia icono, Calvin Klein One, la primera fragancia UNISEX, a la altura del mundo en que vivimos.