Seguro que más de alguna vez has pensado en que las cosas que desechamos día a día podrían servirnos un poquito más o has intentado encontrarle una nueva utilidad para darle una segunda vida, y en este afán de buscar nuevas soluciones te has encontrado con distintos tipos de elementos que parecen no tener ninguna forma de salvarse: como los cables, el papel o el aluminio.  Por suerte, eso no es tan así. Y es que este último material está lejos de ser inservible una vez que cumple su vida útil, ya que puede ser reciclado un montón de veces… y aquí te contamos todo lo que debes saber sobre esto.

¿De qué se trata el reciclado del aluminio?

Lo primero que hay que saber es que el aluminio es un metal plateado, ligero, resistente a la oxidación y es utilizado en la confección de diferentes elementos de la vida cotidiana, como las cápsulas del café que bebes a diario para conservar su aroma y sabor.

Algunas cápsulas de café, se fabrican con aluminio para asegurar que sus propiedades no pierdan la calidad hasta el momento de su consumo y, dado que son 100% reciclables, una vez finalizada su vida útil se podrán convertir en otro elemento cotidiano como un bolígrafo, una escalera o incluso un marco de ventana, gracias a que el aluminio es infinitamente reciclable.

De hecho, se calcula que el 75% del aluminio producido en la Historia se sigue utilizando hoy.

La iniciativa de reciclar el aluminio de las cápsulas de café es una práctica que surge en el año 1991 en Suiza. Con el paso del tiempo se fue expandiendo por todo el mundo y, al día de hoy, es posible reciclar más del 92% de las cápsulas usadas gracias a su composición y se estima llegar al 100% en 2020, contribuyendo así en el ahorro de energía y en la disminución de dióxido de carbono en el medio ambiente.

¿Qué son los puntos de reciclaje especializados?

Estos puntos de reciclaje especializados son lugares físicos en los que las personas pueden depositar sus cápsulas de café, y tienen un objetivo concreto: sacar provecho de esos residuos y dar visibilidad a la cultura del reciclaje, tanto en España como en el resto del mundo, para conseguir una mayor implicación por parte de los consumidores. Actualmente hay más de 100.000 puntos de recogida alrededor del planeta.

En una cápsula de café, ¿sólo se recicla el aluminio?

La respuesta es no. Los posos de café, una vez separados del aluminio, pueden ser reutilizados de diferentes maneras, por ejemplo, en arroz. Sí, tal como lo lees, el café de las cápsulas recicladas es convertido en compost de alta calidad para cultivar arroz.

Sin duda, el uso de materiales que tienen segunda vida, así como​ la innovación y la tecnología en el proceso de reciclaje de las cápsulas de café, es fundamental, ya que de esta manera se obtiene un sistema de reciclaje eficiente y que contribuye de manera significativa al medioambiente.

Nespresso forma parte de esta iniciativa y muestra su compromiso con el medioambiente a través de un sistema propio y pionero de reciclaje de cápsulas, convirtiendo de esta manera las cápsulas de café en un elemento que da vida.

Si buscas ser parte de este cambio, te invitamos a que lleves tus cápsulas de café Nespresso a alguno de los 1.400 puntos de recogida que tiene distribuidos por toda España, con presencia tanto en boutiques Nespresso como en grandes superficies y puntos municipales de recogida de residuos con los que la compañía colabora, ubicados en ciudades como Barcelona, Vizcaya, Sevilla o Valencia.