Por Avène

¿Cuál es el momento correcto para empezar una rutina anti edad en nuestra piel? Pues, la respuesta corta es bien concisa: ahora, ya. Si bien todas las pieles envejecen de manera diferente, todos estamos familiarizados con los típicos signos: falta de elasticidad en la piel, arrugas alrededor de los ojos, la boca y el entrecejo o manchas y bolsas acentuadas bajos los ojos. Son señales de que nuestra piel ha vivido y pasado por muchas experiencias, después de todo, es la barrera más grande de nuestro cuerpo y nos acompaña desde que nacimos.

Sin embargo, existen muchas maneras de cuidarla y protegerla.

Los años de vida en nuestra piel se empiezan a mostrar entre los 30 y 40 años: se vuelve más delgada y produce una mínima, muy mínima, cantidad de colágeno. Para eso tenemos que anticiparnos y comenzar nuestra rutina de cuidado facial en nuestros 20’s, inclusive es mejor si lo hacemos en nuestros últimos años de adolescencia. Pero sin asustarse. Nunca es tarde para empezar a preocuparnos de nuestra piel, solo debemos conocer nuestras necesidades y ajustarnos a ellas, para lo que existen hábitos claves que todos deberíamos grabar en nuestras cabezas si lo que queremos es mantener una piel saludable y sin signos de envejecimiento.

Exposición al sol.

El mejor secreto para mantener una piel joven es siempre protegerse del sol y limitar su exposición. La mayoría del daño que sufre nuestra piel se debe a los rayos UV provenientes del sol, por lo que incorporar protector solar con un FPS de 30 o más es fundamental en nuestro día a día, sin importar nuestra edad. Y ojo, porque éste debe ser usado ya sea el día esté soleado o nublado, caluroso o frío, salgamos de la casa o nos quedemos en ella. Lo recomendado es aplicarlo cada 3 horas, con la medida correcta siendo 2 cucharaditas, las cuales puedes medir haciendo dos líneas en tus dedos índice y medio. Y lo mismo corre para los niños: protegerlos del sol es un cuidado a sus pieles en el futuro, no solo una cuestión estética.

Cuidarnos desde adentro.

Los hábitos saludables también son un pilar importante que podemos incluir en nuestra rutina de anti envejecimiento. Y mantenernos hidratados es la principal, pues beber al menos 8 vasos diarios también ayuda a lucir más saludables, especialmente cuando día a día nos enfrentamos a factores que entran en contacto con la capa exterior de nuestra piel como la contaminación, el calor y el frío, entre otros. Dentro de estos hábitos saludables, tanto para nuestra piel como para nuestro cuerpo en su totalidad, también se encuentra evitar el cigarro, ya que envejece nuestra piel al igual que las camas de bronceo.

Básicos en nuestra rutina

Luego de todo lo anterior, es hora de incorporar los básicos en nuestra rutina. Por ejemplo, lavar nuestro rostro de manera delicada con agua y un limpiador adecuado para nuestra piel. Esto aplica nos maquillemos o no, pues el aire, la contaminación y el contacto con las manos ensucia nuestros poros. Lo recomendado es hacerlo dos veces al día o después de sudar, ya que el sudor también puede causar irritación. Y volviendo al maquillaje: es sagrado removerlo para dejar respirar nuestra piel.

Encontrar la línea perfecta para nuestra piel.

¿Hace una diferencia el tener una rutina de cuidado? Por supuesto que sí. Lo más importante es identificar nuestro tipo de piel, calcular su edad y así sus necesidades, entonces podemos empezar a crear una rutina anti edad. Para esto es crucial acostumbrarnos a realizarla en la noche y en la mañana, utilizando idealmente un hidratante de día y noche, un suero, un contorno de ojos y un exfoliante químico una o dos veces por semana (ya que los exfoliantes mecánicos pueden dañar nuestra piel sensible).

Para eso, existen tres gamas de productos anti-edad para pieles sensibles que  podemos empezar a incorporar en nuestra rutina:

A-Oxitive (para pieles de 18 a 35 años), que libera vitaminas C y E a lo largo del día y nos protege de los efectos producidos por el medio ambiente, el estrés oxidativo y las agresiones urbanas, además de contar con un suero de defensa anti-oxidante, un hidratante Aquacrema, un peeling con efecto exfoliante y un contorno de ojos.

Physiolift (para pieles de 35 a 50 años), que alisa las arrugas instaladas, ilumina y reafirma la piel, creando así un efecto lifting inmediato y duradero, y se conforma de cinco productos: un suero rellenador, una crema de día alisante, una emulsión de día alisante, un bálsamo regenerador de noche, un rellenador de arrugas y un contorno de ojos.

DermAbsolu (para pieles +50 años), que aporta densidad, vitalidad y confort a través de una combinación única de activos patentados, como el sytenol y los polifenoles de vainilla, e incluye: un suero concentrado activador, una crema de día redensificante, un bálsamo de noche regenerador, una redensificante con color y un contorno de ojos revitalizante con punta mecánica.

Si quieres empezar tu rutina de cuidado anti-edad, ¡este es el momento! #RecalculaTuEdad y encuentra la gama perfecta para tu piel en la web de Avène.