¿Alguna vez has contado cuánto tiempo pierdes al año en el tránsito de automóviles, en los quehaceres más tediosos del hogar, en tomar filas para pagar tus cuentas? Si nunca lo hiciste, te sorprenderías al ver cuánto tiempo se te va con todas esas actividades del día a día. Sin embargo, también te sorprenderías si supieras la gran cantidad de tiempo que puedes y podrás ahorrar, cada vez más, con los avances de la tecnología. De hecho, ya hay números que dan una idea de eso.

A lo largo del mundo, las ciudades caminan cada vez más hacia la meta de convertirse en “ciudades inteligentes”, con alta conectividad a Internet y mucha innovación para resolver problemas. Y en ese contexto, un estudio del instituto Juniper Research señala que, con avances en ciertas áreas, una ciudad inteligente podría hacernos ahorrar unas 125 horas al año con soluciones en diversos ámbitos. Estas son algunas:

1. Tránsito.


¿Sabes cuánto tiempo, en promedio, pierde al año una persona solo por atascos de tránsito? Alrededor de 70 horas. Por eso, son cada vez más comunes las aplicaciones de carsharing (servicios de préstamo de vehículos), los automóviles eléctricos compactos, los vehículos sin conductor y los servicios de transporte rápido hasta la puerta. Estas iniciativas nos pueden “devolver” varias decenas de horas al año.


2. Medicina.


Son cada vez más numerosas y desarrolladas las aplicaciones portátiles que monitorean indicadores físicos como la presión arterial y la temperatura y permiten tratar afecciones crónicas sin hospitalización. Además, la “telemedicina” también facilita que pacientes con gripe hagan consultas y se examinen a través de enlaces de video. Y todo eso, además de hacer más inmediata la atención, puede significar un ahorro de unas 10 horas al año.


3. Electrodomésticos.


Imagínate que llegas a casa después de una jornada de trabajo y ves que necesitas fregar el piso sucio, aspirarlo y limpiar la casa… Buenas noticias para ti: una de las tecnologías en creciente desarrollo actualmente es la de electrodomésticos programables, que pueden hacer esas tareas durante un horario establecido y ahorrarnos valiosos minutos diarios que, si se suman durante un año completo, se traducen en decenas de horas más para ocupar nuestro tiempo en otras actividades.


4. Seguridad.


La mayoría de ciudades del mundo monitorean la vida de las personas con la tecnología digital, sacando así importantes conclusiones respecto a cómo mejorar la seguridad pública. Este importante avance también puede ayudar a mantener las ciudades más limpias, ordenadas y convertirlas en más eficientes y rápidas. Según este estudio, esto podría ahorrar hasta casi 35 horas al año en la vida de una persona.


5. Movilidad y sistemas de pago.


Existen otras pequeñas cosas del día a día que muchas veces ponen a prueba nuestra paciencia y nos quitan un valioso tiempo acumulado. La tecnología, en su intención por ahorrar cada segundo posible, quiere ayudarnos en cosas simples y frecuentes como el pago con tarjetas. El sistema contactless permite pagar más rápido, sin la necesidad de introducir la tarjeta en los terminales de los que disponen los establecimientos. Y así, ahorrar más tiempo de lo que uno cree.

Estas iniciativas son una muestra de cómo la tecnología avanza para que hagamos nuestras actividades sin detenernos. Lo sabe bien Banco Pichincha que gracias al sistema contactless de sus tarjetas permite cancelar tus compras más rápido y ahorrar tiempo. ¿Qué esperas? Paga sin detenerte.