Muchas veces vamos caminado por la calle, captamos algo que nos llama la atención y nuestro mood cambia por completo. Ya sea una persona, algo de la naturaleza o un muro intervenido: un mural.

Lo cierto es que estos últimos están tomando las calles cada vez más. Y, de a poco, vamos comprendiendo el valor artístico que aportan a la ciudad. No hablamos de rayones cualesquiera, sino de expresión de emociones que con algunos pincelazos nos hacen sentir algo inexplicable. Lo más interesante de todo, es que lo que puedas interpretar tú, para otro puede significar algo completamente distinto.

Esto bien lo saben Maremoto y Netoplasma, artistas mexicanos que se juntaron nuevamente para hacer un segundo mural. Sí, hablamos de dos artistas con estilos completamente diferentes que se la rifaron para combinar lo mejor de cada uno a través del arte.

Pero, tal como comentábamos, las interpretaciones son diferentes para todos. Maremoto, ilustradora mexicana de 25 años, aseguró que la idea principal de este mural era el presentar a una “banda de morritos chidos” que se la pasan muy bien rifándosela. Algo que ella misma supo hacer durante esta pintura, pues destaca que para ella el rifársela es darlo todo, como lo fue poner todo su corazón en este mural. Sin embargo, esto no estuvo exento de retos. “Los ilustradores solemos trabajar solos y, combinar tu estilo en un equipo, es un gran aprendizaje”, señaló tras terminar el mural.

Mientras, Netoplasma, diseñador gráfico e ilustrador originario de Monterrey, destacó que el mural representa a personajes que lo están pasando bien y se la rifan con sus outfits y sus tatuajes sobre una explosión de color, lo que impacta a la gente que va pasando. Y esa misma es la sensación de rifársela, la cual asegura que es “proponerte algo y lograrlo, como este mural, el cual empieza desde la idea, del boceto, y después verlo enorme tras combinar mi estilo con el de Mar”.

Algo en lo que ambos coinciden es que el mural funciona como un distractor que lleva una explosión de color a quien lo vea. Esto, pues, es una explosión de color que, aunque sea por un segundo, te saca de la monotonía y logra que te inspires y fijes en otros detalles.

Así que desde el 10 de diciembre esta nueva sorprendente explosión de color acompaña las calles de la Ciudad de México. Si la ves en alguno de tus viajes, no dudes en tomarle una foto y contarnos cuál es tu interpretación de la combinación de estos dos muralistas.

Y esto no es todo. Un significado masivo de este nuevo mural es mostrar lo que sucede cuando nos la rifamos. Al igual que Corona, que se la rifó en sabor con su nuevo lanzamiento.

Hablamos de la nueva Corona Agua Rifada, donde podemos encontrar una inesperada combinación de 4 sabores que definitivamente no nos imaginábamos. Y, al igual que el mural, funciona perfectamente. Limón y lima, limón y frutos rojos, limón y toronja, y limón, mango y piña. ¡Qué delicia! Todavía no sabemos cuál nos gusta más, ¿tú ya las probaste?