Por Suave

Muchos pensamos que tener un baño es algo normal, pero la falta de ellos es más común y grave de lo que creemos. Y si pensamos en problemas de saneamiento básico, normalmente los ubicamos en África, en la India u otros lugares muy lejanos, pero son una realidad más próxima de lo que nos imaginamos. A nivel mundial, 2,3 billones de personas carecen de acceso a un adecuado servicio de saneamiento y 89 millones de ellas viven en Latinoamérica.

Según la OMS, un 42% de la población que vive fuera de las ciudades en el Perú enfrenta el problema de no tener baños. Y vivir esta realidad es mucho peor de lo que se cree, pero todos podemos hacer una gran diferencia. Averigua a continuación cómo es una vida sin un baño digno, y en qué sentido puedes ayudar a cambiar esta realidad.

1. Un día a día mucho más duro.

Cuando una persona no posee un baño en su hogar, local de trabajo o escuela, eso no solamente significa que tiene que salir de casa o interrumpir sus ocupaciones para ir a un lugar público a hacer sus necesidades. Esto también implica tener que recorrer kilómetros de distancia para llegar a un silo que no posee cuidados higiénicos adecuados y volver a su trabajo o estudio. Por lo tanto, esto provoca mayor agotamiento en los trabajadores, mayor tiempo de ausencia del local de trabajo, inasistencias escolares de niñas cuando tienen su período, enfermedades agravadas por la falta de higiene y, por todo eso, menor productividad.


2. Mortalidad infantil.

En un contexto sin baños, además de una deficiente educación de saneamiento y un riesgo constante a enfermarse, hay otro problema muy serio: la mortalidad infantil. Para ellos, incluso un cuadro de diarrea puede ser mortal y aumenta su exposición a otras enfermedades peligrosas como el paludismo y la esquistosomiasis.


3. Propagación de enfermedades.

La falta de baños también afecta directamente a la higiene de las personas, lo cual a su vez puede provocar serios problemas de salud. Según datos de la ONU, la falta de saneamiento de agua está directamente relacionada con la transmisión de enfermedades como el cólera y la diarrea. Y esto ocurre no solamente por el contacto con el agua al beberla, sino también por el contacto con gérmenes en el entorno – lo cual es agravado por el hecho de que, en zonas sin baños, la educación sobre saneamiento básico suele ser más deficiente.


4. Peligros externos.

Si creías que todo lo anterior ya era mucho, falta otro factor muy importante: como los silos y sectores de higiene personal pueden encontrarse lejanos de donde las personas habitan, el largo recorrido hacia ellos también posee riesgos, pues en el camino incluso pueden haber animales peligrosos y otras situaciones de peligro.

Y mientras muchos de nosotros vemos a los baños como un elemento de lo más común en nuestro día a día, aún existen varias personas que viven como si los baños no existieran en absoluto, sin contar con ellos ni con condiciones básicas de higiene.

Suave sabe que tener acceso a un baño digno no es un privilegio, sino un derecho que todos tenemos. Y tú puedes ayudar a miles de personas que no cuentan con uno. Junto a Suave, la ONG Water For People  y su campaña Baños Cambian Vidas, puedes apoyar a muchos peruanos a tener una higiene más dignaAsí, mejoras la vida de los demás y cuidas la tuya al mismo tiempo.

Para más información sobre esta iniciativa, haz click aquí.