Desde su inicio en 2006, Operation Smile México A.C. ha valorado a más de 6,000 personas, y ha realizado más de 3,000 cirugías gratuitas hasta finales del 2015, beneficiando de esta manera a las familias y a su comunidad.

Lamentablemente, 1 de cada 500 bebés esconde su sonrisa a causa de uno de los defectos congénitos más frecuentes en recién nacidos: el labio o paladar hendido. Vivir con esta condición no es nada de fácil… Aquí te contamos 2 historias de personas que han sufrido esta condición para que te sensibilices y aprendas más sobre el tema:

Mateo: después de 20 años logró sonreír por primera vez

Cuando Mateo nació, los sentimientos de felicidad de sus padres dieron paso a los de desesperación: sufría la condición de labio y paladar hendido. Desde su nacimiento, la vida de esta humilde familia, y Mateo en especial, ha sido dura. Sus padres ni siquiera lo inscribieron en la escuela por temor a que fuera el blanco de la crueldad de sus compañeros de clase.

Sus opciones sociales eran prácticamente inexistentes. Mateo no salía de su casa ni sonreía. Su autoestima estaba en el suelo y no veía una salida a su condición ya que su familia no podía permitirse una operación tan costosa.

Pero un día todo cambió ya que, después de una evaluación exhaustiva de su salud, logró operarse a los 20 años. Cuando regresó a su casa, todos estaban emocionados al ver el cambio radical que daría su vida. Esta operación aumentó su autoestima: ahora sonreía y era capaz de sociabilizar con otras personas.


Uriel: sus padres lo abandonaron por nacer con esta condición

Uriel tuvo una vida dura. Vivió en un orfanato desde los dos meses de vida. Sus padres lo abandonaron porque había nacido con labio y paladar hendido. Hasta los 4 años prácticamente no hablaba ni se relacionaba con los demás niños del orfanato. La suerte quiso un día que se cruzara en el patio con Abigail, quien había acudido allí para adoptar a un bebé. Al verlo quedó prendida: habló con el equipo del centro para pedirles realizar un cambio en su solicitud de adopción.

Uriel sonrió casi por primera vez al marcharse con Abigail a casa. Pasaron unos días de adaptación y los nuevos padres de Uriel acudieron al hospital para hacerle las pruebas y buscar una posible solución a su labio. Los médicos hicieron el diagnóstico y le prepararon para la operación. Todo salió bien, y ahora Uriel tiene ¡muchas razones para ser feliz!

La noticia positiva es que hoy, todos podemos hacer algo al respecto…

¿Quieres ayudar a crear sonrisas? Papas Sabritas ® creó la campaña #ComparteSonrisas donde subiendo tu foto o votando por las fotos aquí, donará $1 peso por cada like a Operation Smile, fundación que apoya al tratamiento de niños con labio y paladar hendido que a la fecha han realizado más de 3,000 cirugías gratuitas.

¡Transforma una vida con un sonrisa aquí!