Algunos dicen que el vello facial es un imán de mujeres, otros dicen que desde siempre ha sido una forma de demostrar virilidad, incluso las mujeres con largo vello facial fueron exóticas atracciones de circo en el pasado… las barbas realmente tienen una larga historia. Muchas veces, tienen un largo tamaño y son tan típicas que no parecen ser nada del otro mundo.

Sin embargo, estos vellos faciales son mucho más extraños de lo que crees. Y aunque lleves una fornida y bien cuidada barba, probablemente no conozcas estas insólitas curiosidades sobre ella.

1. También fue «moda» entre las mujeres.

Probablemente imagines a una faraona como a la Cleópatra del cine, pero algunas fueron muy distintas. Muchas mujeres de alto rango social en el antiguo Egipto vestían una barba falsa de metal para imitar a Osiris, el barbón dios egipcio de la muerte.


2. Crece más rápido de lo que parece.

¿Sabías que el vello facial crece 0,0000005 centímetros por segundo? Quizás creas que eso no es mucho, pero eso significa que en 23 días y 3 horas crece un centímetro y, si no te afeitas en cinco años… tu barba mediría unos 80 centímetros y llegaría a alcanzar tu entrepierna.


3. Existen IMPLANTES de barba.

Si eres una de esas personas que sólo tienen unos pelitos sueltos en la barbilla, puedes hacerte una cirugía para implantarte una frondosa jungla de cabellos en tu rostro. Pero comienza a ahorrar desde ya, pues esta «bromita» te tomará 7 horas de vida bajo el bisturí y te costará entre 5.600 y 6.700 dólares.


4. Es temible… MUY temible.

Un vikingo de 2,10 metros y 160 kilogramos no es el único tipo de barbón que da miedo en el mundo. De hecho, incluso un tipo bajito y delgado puede inspirar terror en los pogonofóbicos, las personas que le tienen fobia a las barbas. Así que, si tu novia es pogonofóbica, sé amoroso con ella y aféitate muy seguido.


5. Se prohibían en algunos ejércitos.

Como dice el dicho, «en la guerra y en el amor, todo vale». Y en el mundo antiguo, eso significaba que un guerrero podía agarrar a su enemigo de la barba y tirarlo o arrastrarlo. Por eso, el gran líder militar griego Alejandro Magno prohibía a sus soldados de llevar barba en sus combates.


6. La mejor afeitadora tiene sólo UNA lámina.

Otro famoso dicho plantea que «menos es más». Y esto también se aplica hoy en día al afeitado de la barba: mientras algunas marcas quizás promocionan máquinas con 35 láminas, ninguna supera aún a la simplicidad de la máquina de sólo una lámina.

¿Acaso sabes cuál es esa «misteriosa» afeitadora?

Probablemente no, porque es la nueva Philips OneBlade. Con sólo una lámina y su innovadora tecnología, deja un milímetro de vello para evitar cualquier tipo de sensibilidad y enrojecimiento de la piel.

Y te acompaña en todo: perfila la barba si la quieres más elegante, la recorta si sólo quieres rebajar su largo… ¿qué esperas para probar la experiencia de una sola lámina?