Por KFC

Si eres de buen diente (como nosotros), entonces vas a entender a la perfección cuando nos referimos a una invención realmente imperdible y llena de sabor, sobre todo si eres de los antojadizos que no tienen remedio. Nadie te juzga, de hecho formamos parte del mismo bando de «los más apetitosos».

Bien dicen que el hambre es canija, y no hay forma de oponerse a eso.

Porque no nos dejarás mentir que cuando el hambre llega, lo hace de golpe, y no hay razón ni poder humano que te la quite si no es comiendo y devorando a lo bestia.

Cuando se abre el apetito te sientes como un oso dando vueltas en la ciudad, perdido y hambriento… pero esa es otra historia.

Y tu única intención es encontrar un gran manjar y comerlo de un solo bocado. ¿A poco no? Bien sabemos que ésta es una conversación muy de glotones pero es la mera verdad y nada podemos hacer.

Pero ¿por qué hablamos de todo esto? Porque una vez aclarando que tú también eres de los que disfrutan del buen comer, entonces tienes que conocer una nueva combinación de sabores que llevará tu antojo al siguiente nivel.

¿Sabes qué? Si creíste que lo habías visto y probado todo, retráctate porque tienes que saber que lo de hoy es una combinación de pollo y miel. ¡Imperdible!

¿Te atreves a probarlo o le tienes miedo al éxito? No sé tú, pero nosotros que no le pedimos permiso a nadie ya estamos en la fila para probarlo. ¿Te unes? Por muy enorme y peluda que sea tu hambre, esto te la quitará sí o sí. Prometido.

¿Recuerdas que hace poco se habló de un supuesto #OsoEnCDMX? Muy hambriento, por cierto.

Seguro también estaba buscando esta combinación de sabores, porque KFC lo eligió como el oso oficial para testear su nuevo Honey Chicken, una dulce creación de exquisito sabor a miel que combina muy bien con la textura crujiente de las irresistibles piezas de pollo KFC.

Pruébalo para saciar tu hambre feroz, porque el pollo y la miel nunca se llevaron tan bien como en KFC.