Por Vermox

¿Alguna vez has sentido un incómodo dolor abdominal y síntomas como tos seca, fatiga y diarrea, que no sana con la clásica agüita milagrosa de tu mamá o tu abuelita? Bueno, probablemente tenías parásitos intestinales (o parasitosis). Y esos bichos pueden ser más insoportables que un taladro funcionando a las 7 de la mañana de un domingo.

Pero no te preocupes, hay varias maneras de cuidar tu pancita de las malas compañías… ¡hasta la vista, parásitos!

1. Desinfectar la comida


Tu abuelita siempre usa el vinagre para todo, como si fuera la solución para todo, ¿no? Pero si ella te dice que el vinagre es bueno para desinfectar la comida, tiene razón. Se recomienda lavar las verduras y frutas con agua y vinagre para matar los parásitos antes de consumirlos.


2. Cuidar las uñas

Las uñas parecen tan pequeñitas, inofensivas, para algunos sabrosas… pero, cuidado: esconden parásitos que pueden hacer una fiesta en tus intestinos. Cuídalas bien… ¡y no las muerdas!


3. Alimentación sana

Los alimentos procesados son ricos y a veces queremos comerlos hasta que salgan por nuestras orejas. El problema es que, después, nuestra pancita nos odiará. Por eso, si quieres a tu pancita, incluye más verduras y menos alimentos procesados, harinas y azúcares en tu plato.


4. Lavar la ropa interior

“¿Y qué rayos tiene que ver mi ropa interior?”, te preguntarás. Bueno, la verdad es que los parásitos dejan huevos en tu ropa interior (guácala, guácala, guácala). Lava tu ropa interior a diario con agua caliente y sécala, preferentemente en temperaturas altas.


5. Stock anti-parásitos

Los parásitos son tan desgraciados que incluso con todos los cuidados anteriores pueden atacar. Por lo tanto, siempre es bueno tener artillería pesada contra ellos con un stock de anti-parásitos, pues se recomienda desparasitarse unas dos veces al año.

Cuando el problema son los parásitos intestinales, siempre se puede contar con la ayuda especializada de #VermoxPlus. Cada vez que sea necesario, #DesparasitateCon Vermox. Conoce más aquí.