Cena ligero, duerme mejor

Si hay algo que a cualquiera puede alterar y hartar fácilmente es escuchar al montón de gente que se queja por no dormir bien y por no descansar lo suficiente. ¿Te quedó el saco? Es porque tal vez ese eres tú. En serio, ya deja de quejarte por eso, y mejor ponte las pilas.

Porque es preferible sentirte con energía que andar con sueño todo el día, ¿verdad?

A partir de hoy, lo ideal será que te olvides de dar mil y una explicaciones por no dormir bien, porque nosotros sabemos cuál es la verdadera razón por la que sientes que no estás descansando bien. De hecho, hicimos esta lista de tontos pretextos para que lo entiendas, que seguro te resultarán muy familiares. Y quédate hasta el final porque tenemos que hablar, ¿entendido?

1. ¡La cartulina!

Puede que más de una vez te hayas despertado súbitamente porque recordaste un pendiente, y que haya sido difícil volver a dormir por quedarte con la fea sensación de «siento que algo se me olvida»… pero bien sabemos que no es sólo eso lo que no te deja dormir.

Fuente

2. El perro del vecino

Ok, ok. Tal vez es tu perro el que molesta a toda la cuadra pero aceptemos la verdad: aunque sea con ladridos, en algún punto vas a caer de sueño. Claro, porque no es esa la razón por la que no duermes.

Fuente

3. Los latosos mosquitos

Nada más de acordarnos de lo molestos que son, se nos quita el sueño. Pero, ¿te has dado cuenta que hay momentos en que te deshaces de todos los mosquitos y aún sigues sin poder dormir? Insistimos, sabemos el por qué.

Fuente

4. Tu crush

¡Alto ahí! ¿No se supone que pensar en tu crush debería hacerte soñar? ¡O sea dormir! Es más, deberías cerrar los ojitos para soñar toda la noche con esa persona especial. ¡Pero no puedes! Ya te vamos a decir por qué.

Fuente

5. La presentación de mañana

No importa si es frente a tu jefe o frente a tus compañeros de clases, por estar pensando en eso no puedes dormir… o eso es lo que tú crees. En realidad es cuando mejor deberías descansar y amanecer al 100 para darlo todo. Y entonces, ¿por qué no puedes dormir?

Fuente

6. Lo que comiste durante el día

No, no, no, esto sí que no. Con este pretexto sí que te volaste la barda. No hay razón alguna para que creas esto. Aunque lo que cenas, sí podría influir en la forma en la que duermes. De hecho, podrías descansar mejor si cenas ligero en lugar de cenar pesado… ¿sabes por qué?

Fuente

Tener una cena ligera podría ser una gran solución para poder dormir mejor, especialmente si es que contiene las porciones adecuadas de alimentos, ya que al preferir cenar algo ligero en lugar de algo más pesado, podrías ayudarte a descansar más y soñar mucho mejor.

Una opción que tienes para lograr esto es llevar un estilo de vida saludable e incluir alimentos de los tres grupos en tu cena por ejemplo: cereales, lácteos y frutas, cada uno en una porción adecuada. Así que deja de culpar a la noche y empieza a considerarlos, pues definitivamente no son solo para el desayuno.

Todas las presentaciones Kellogg’s® tienen vitaminas y minerales y nutrientes esenciales que ayudan al buen funcionamiento del cuerpo en las diferentes etapas de la vida.

Cena ligero, duerme mejor.