Por SEAT
Nos mantenemos a la vanguardia y evolucionamos junto a tus necesidades, para ofrecerte mucho más que sólo un auto. Nosotros hacemos tecnología para disfrutar. ¡Lánzate a la aventura!

¿Alguna vez te has preguntado cómo sería tu vida si hubieras tomado decisiones diferentes? ¿Por qué parece siempre mejor el camino que no tomamos cuando no es así? Porque el camino que elegimos es el correcto por el hecho de haber sido elegido por nosotros. Y la clave es: no dejar de intentarlo.

Aunque está claro que las cosas podrían haber sido bien diferentes… Para bien o para mal:

1. Esa vez que tuviste varias ofertas de trabajo… y te decantaste por el actual

Partamos de la base de que todo pasa por algo y que, el césped del vecino siempre es más verde. Seguro tu trabajo actual te está causando algunas dudas, ¿pero quién dice que no hubiese sido así en el que rechazaste? Porque hey, por algo dijiste que no… No nos engañemos, no es un mal trabajo, es sólo que quieres más, y eso está bien. Pero nada ni nadie te quitará lo que acá has aprendido, ¿no?

Aparte, ¿qué probabilidades hay de que en otro lugar te hubieras convertido en el nuevo Steve Jobs? Efectivamente, pocas. Así que… está bien.


2. Ese viaje que decidiste no hacer en el último momento

Quizá en ese viaje que nunca te decidiste a hacer podrías haber encontrado el amor de tu vida, un motivo para vivir feliz cada uno de tus días, un proyecto que te hiciera millonario y todas esas cosas de película.

Pero también puede que te robaran el pasaporte nada más aterrizar, hubiera llovido todos los días y te hubiera picado algún mosquito endémico con malas pulgas. Así que… si no hiciste ese viaje, sería por algo.


3. La vez que tuviste que elegir entre esas dos personas

Si elegiste a tu pareja habría muchas razones. No pienses que de haber elegido a la otra persona ahora serías más feliz, vivirías en un mundo de rosas, y todas esas cosas cursis. Discutiríais por lo mismo y tú seguirías dejando la taza del water subida… eso es así.


4. Ese libro que dejaste de escribir sin saber por qué

J.K. Rowling publicó las cartas que las editoriales le mandaban rechazando sus primeros libros… Editoriales que ahora tienen que estar tirándose de los pelos. Si, esta historia inspira… y quizá si hubieras terminado ese libro ahora serías… Nah, olvídalo, tú no eres J.K. Rowling por lo tanto… no pasa nada, si no lo terminaste es que no tenías que acabarlo en ese minuto y punto. ¡La vida es larga amigo!


5. Cuando decidiste estudiar algo útil y no la carrera de tus sueños…

Todos soñábamos con ser payasos, astronautas o pilotos de Fórmula 1. Pero créeme, hiciste bien en seguir estudiando una carrera útil… quizá luego podrás ser Niki Lauda.


6. Ese deporte favorito que abandonaste porque “no era lo tuyo”

Michael Jordan fue rechazado varias veces por su entrenador. Pero él siguió luchando y entrenando para lograr llegar a lo más alto. Esa historia quizá te haga pensar en que no debiste dejar tu deporte favorito… Aunque pensándolo mejor, si no lo disfrutabas y era realmente un martirio, probablemente no era lo tuyo. ¡Hay mucho tiempo para seguir buscando!


7. Aquella vez que decidiste no salir con esa persona por el qué dirán o porque no te dejaban tus padres

Aquí sí que hiciste mal… Quizá hubierais aguantado juntos un verano, o unas semanas… Pero es cierto que debiste haber probado. Anda que no salir con alguien porque te lo digan tus padres… ¡Vivimos en 2017! Menos por el qué dirán…


8. Ese cambio de vida que te ofrecieron pero te daba miedo aceptar

El mundo está lleno de frases como “Si te da miedo, es que es bueno”. Pero, ¿y si te da miedo porque no es la opción correcta? Siempre quédate con lo que lo que tu instinto te diga, no hay nadie más sabio que tú.

Lo importante es saber que no hay decisiones correctas o incorrectas, sólo hay decisiones. ¡Deja de pensar tanto las cosas y actúa libremente! Sólo vive tu vida, sin arrepentimientos.

Porque no puedes cambiar la forma en que el mundo actúa, pero sí puedes cambiar la forma en que tú lo haces. Así que déjate de darle vuelta a las cosas y simplemente disfruta.

El Nuevo SEAT Ibiza te ayuda y te lo pone (muy) fácil. Un coche equipado, moderno, audaz y atrevido, preparado con toda la tecnología para que te muevas sin complicaciones, sólo siguiendo tu instinto.

Y tú, ¿ya te decidiste o lo quieres aún más fácil?