Ok, todos soñamos con hacer que la plata nos dure más allá de fin de mes. De hecho, cuando éramos niños solíamos ser más cautelosos y un billete de $1.000 nos podía durar fácil dos semanas porque no queríamos gastarlo.

Lamentablemente crecimos, y nos dimos cuenta que el dinero se va fácil entre los dedos y muchas veces es por hacer mal las cosas, no por despilfarrar. Y en este punto me refiero básicamente a la forma en que estamos usando ciertas cosas.

¿Has escuchado hablar de la eficiencia energética? Me imagino que sí, no es un tema muy lejano a nosotros, pero te puedo asegurar que no lo has tomado en cuenta; al menos no lo necesario para que realmente abras los ojos y descubras que además de hacer un aporte considerable al planeta, harías un aporte impresionante a tu bolsillo.

Por eso, y con la idea de que aproveches al máximo las mínimas oportunidades que la vida te da para llegar a fin de mes sin tanto dolor ( y aprovechar además de hacer un bien al eco sistema), te damos algunos consejos que son clave a la hora de mejorar la eficiencia energética, sin tener que dejar de disfrutar de los beneficios de la energía:

1. Clásico: lo dejas de usar, lo desenchufas

No se trata de dejar de usar, es simplemente una buena práctica que puede significar hasta un 10% de ahorro en tu cuenta de luz mensual.


2. Utiliza zapatillas

De las eléctricas, claro. Lo que sucede, es que este sistema de enchufes tiene un botón que desconecta todos los dispositivos que están «en espera» o «stand by». Así puedes poner tu codificador, la televisión, la radio, y la lámpara enchufados en un mismo lugar, y apagarlos cuando quieras con un solo botón.


3. Si haces comida para un regimiento, congela lo que quede

Es que mientras más lleno tengas el congelador de tu refrigerador, mucha más energía es la que ahorras, pues los alimentos congelados ayudan a conservar el frío. Y si no tienes nada que congelar, llena unas botellas con agua, te sorprenderás cuánto es lo que lograrás ahorrar al final de mes.


4. Si tu casa es blanca, pasarás menos calor

Y es que estos colores claros reflejan la radiación solar, evitando que el interior se caliente. Así que ya sabes, si quieres evitar usar ventilador, pinta tu casa blanca la próxima vez.


5. Limpia el filtro de la lavadora, por favor

Además de lo poco higiénico que es tener el filtro lleno de pelusas y papeles por mucho tiempo, disminuyes la eficiencia energética de tu lavadora. Así que es solo sacar las pelusas para comenzar a ahorrar.


6. Y lava cuando ya no te quede ropa que ponerte

O sea, puede ser antes, claro; pero la idea es utilizar tu lavadora a carga completa para gastar menos y lavar más. Aquí no hay donde perder.


7. Pero no laves en el peor horario

Puede que tengas una tarifa eléctrica diferenciada; de ser así, evita lavar cuando es más caro… no le conviene a nadie.

Que quede claro entonces que al cuidar la energía, cuidas también tu bolsillo.

Pequeños cambios son los que logran grandes resultados. No queremos que «ahorres», queremos que «ganes». Y la única forma de ganar es pensar un poco más verde y eficiente. Si quieres conocer más tips beneficiosos sobre eficiencia energética, entra acá.